Patrocinado por

El precio de la madera de eucalipto baja otros dos euros y acumula una caída de cinco desde septiembre

ANA F. CUBA FERROL / LA VOZ

SOMOS AGRO

Operarios forestales cortan madera de eucalipto en un monte de Mera, en Ortigueira, en una imagen de archivo
Operarios forestales cortan madera de eucalipto en un monte de Mera, en Ortigueira, en una imagen de archivo JOSÉ PARDO

Ence justifica este nuevo descenso por la cotización de la celulosa y el impacto de la pandemia del covid-19

07 jun 2020 . Actualizado a las 20:22 h.

El precio del eucalipto ha bajado otros dos euros por tonelada desde que se declaró la pandemia del covid-19, por lo que acumula una caída de cinco desde septiembre y se sitúa en torno a los 28 euros más IVA para la madera con cáscara. Ence, el principal comprador, justifica esta nueva bajada por el impacto del coronavirus y por el descenso de la cotización de la pasta de papel. «La grave crisis sanitaria tendrá grandes repercusiones y se va a manifestar en muchos sectores asociados, también en el papel de impresión y escritura y otros derivados de la celulosa, aunque los higiénicos y sanitarios han aguantado», apuntan desde la pastera. Reconocen, en todo caso, que «está afectando más duramente al pino y al tablero que al eucalipto y la pasta, pero no están exentos».

En cuanto al precio de la celulosa, «el escenario ya venía siendo muy malo, el peor en muchos años, hundido desde hace ocho meses», subrayan. El primer productor europeo de pasta de papel admite que su situación financiera «es sana, pero el negocio está dando pérdidas todos los meses». «Todo ello —esgrime— nos ha obligado a ajustar el precio de la madera, realizando bajadas que teníamos que haber hecho en diciembre de 2019 por el bajo precio de la celulosa. Ha sido una decisión dura que no nos queda más remedio que tomar para garantizar la sostenibilidad de la actividad de todos en el sector, a medio y largo plazo».

Ence subraya «el gran esfuerzo y los importantes gastos» en que está incurriendo para «conseguir que la cadena de suministro siga funcionando, para que el máximo número de empresas del sector puedan mantener su actividad en condiciones seguras, previniendo cualquier posible contagio [de covid-19]». Explica así la ampliación de la capacidad de los parques externos, «sacrificando eficiencia logística», al tener que desviar madera debido a la necesidad de limitar las entradas a la fábrica de Navia. «Hemos incorporado trabajadores y nos estamos dotando de nuevas tecnologías y procesos como la compra telefónica y la firma por voz para evitar salidas y contagios de propietarios forestales», añade.