Un plan específico para ayudar al sector vitícola gallego cuando acabe la crisis


El sector del vino gallego es uno de los que peor lo está pasando desde que comenzó la crisis del coronavirus. El cierre de la hostelería, junto con el parón generalizado en todo el mundo, ha provocado un grave descenso de los pedidos, dejando a muchas bodegas con serios problemas a la hora de comercializar sus cosechas. «O día despois de que todo isto remate será o momento de facer unha diagnose e de tomar medidas», explica el presidente de la denominación de origen de O Ribeiro, Juan Manuel Casares. Y es que considera que las consecuencias de esta crisis pueden hacer mucho daño a un sector que es punta de lanza para mantener activo el medio rural.

«Hai un descenso no consumo do viño e as administracións van ter que facer unha promoción específica para o viño galego, porque vai ser o que máis sufra», explica Casares. En su opinión, serán precisas medidas para todos, para las bodegas pero también para los viticultores. Y considera que esta situación debe ser vista como una oportunidad. «Aínda que a situación non estea para gaitas, ás veces hai que enfocar estas cousas coma unha oportunidade. Igual é o momento do Ribeiro e de axudar a revitalizar esta enocomarca con medidas concretas que axuden a mobilizar as terras ou poñan en valor o enoturismo», argumenta al tiempo que recuerda que el sector del vino es fundamental para la economía de esta región. Argumenta que hace un par de meses, la denominación de origen presentó un plan estratégico «que pon riba da mesa a situación desta comarca que vive exclusivamente do viño». Y considera que si las administraciones se ponen las pilas, si hay una reacción adecuada el día después de la crisis, «se poden mitigar as súas consecuencias».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Un plan específico para ayudar al sector vitícola gallego cuando acabe la crisis