Patrocinado por

Llegan los primeros pinos que resisten la plaga del nematodo

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

Oscar Vázquez

Medio Rural inscribe en el registro gallego de materiales de base seis familias para distribuir sus semillas

18 abr 2020 . Actualizado a las 19:28 h.

Los investigadores del Centro Forestal de Lourizán llevan desde el 2013 investigando las resistencias del pino a la plaga del nematodo, que desde hace unos años afecta a más de una veintena de municipios del sur de la provincia de Pontevedra. Este trabajo ha dado sus primeros resultados y el Diario Oficial de Galicia publicó una resolución de la Consellería do Medio Rural por la que aprueba la inscripción en el registro gallego de materiales de base de seis progenitores de la familia del pino en la categoría de material cualificado por su resistencia al Bursaphelenchus Xylophilus, más conocido como nematodo del pino. Está pendiente también que este material se inscriba en el Catálogo Nacional de Materiales de Base, dependiente del Ministerio de Agricultura.

El objetivo principal de esta medida es el de poder ofrecer las semillas de estos árboles a personas que se ocupan de proveer al sector de material forestal de reproducción. Con este fin comenzaron los investigadores de Lourizán a trabajar en el año 2013 bajo la coordinación de Raquel Díaz. «El nematodo es una enfermedad que ha llegado para quedarse. En todos los países en los que ha entrado han optado por encontrar familias de coníferas que sean resistentes y ese ha sido también nuestro trabajo», explicaba hace ahora un año Enrique Martínez, director del centro. Lourizán contaba ya con una gran base de material genético, pues llevaban tiempo trabajando en la mejora del pino. Hasta el 2013, se seleccionaban las especies por su rectitud o crecimiento y, a partir de ese año, se incluyó también la resistencia al nematodo. Esta plaga fue inoculada en un total de 91 familias de pino diferentes.

Los primeros resultados determinaron que las dos especies de pino más plantadas en Galicia, el pinaster y el radiata, eran susceptibles a esta enfermedad con una mortalidad de entre el 40 y el 65 %. Pero los investigadores también encontraron seis familias de Pinus pinaster que hasta en el 80 % de los casos, en algunos ejemplares más, lograban superar la plaga.