Patrocinado por

El sector primario se perfila como una balsa para emprender tras el coronavirus

maría cedrón REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

MARTINA MISER

Galicia dispone de 512.308 hectáreas de tierra infrautilizada que podrían ser usadas por quienes quieran incorporarse

09 abr 2021 . Actualizado a las 16:49 h.

No sabemos todavía cuándo acabará, ni tampoco cuáles serán las consecuencias de esta guerra contra un enemigo invisible que ha cogido al mundo por sorpresa, atacando directamente a una economía sostenida por un mercado cada vez más global. En este contexto de incertidumbre, aún a expensas de ver en qué acaba todo esto, el sector primario se perfila como una balsa a la que agarrarse para empezar de nuevo. Galicia en eso juega con ventaja, al disponer de 512.308 hectáreas de tierra infrautilizada que son susceptibles de ser aprovechadas por quienes quieran incorporarse al campo. «Ocurre tras tódalas crises. Pasou no 2008, cando moitos traballadores da construción viron o campo coma un refuxio. O caso é que agora o medio rural tamén se ve coma un lugar mais seguro pola menor concentración de xente», explica Edelmiro López Iglesias, profesor de Economía Aplicada de la USC.

Con todo, tanto este economista como otros expertos en la materia, llaman a la prudencia y advierten de que emprender en el medio rural no es para todos porque, como dice Edelmiro López, «son actividades moi especializadas que requiren coñecemento».

No solo eso. El responsable de la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca), Higinio Mougán, explica que «non todo o mundo vale. Pode que a familia non queira vivir aí. Hai que ter en conta de feito que emprender no campo non é como na cidade porque pode que non vexas rendemento ata que pasen varios anos». Pero además recalca que no es lo mismo «pasar estas xornadas de illamento ou unha fin de semana no campo que vivir no e do rural».