Chorizos, carnes y pimientos, de la granja a la despensa gracias a Internet

Cada vez hay más productores que usan la web para llegar directamente al consumidor

En estos tiempos de confinamiento, las compras a través de la web cobran especial importancia. Desde que nos encerraron en casa, las ventas online se han disparado, pero no solo han crecido los pedidos que reciben gigantes como Amazon o Zara. En A Carqueixa, una cooperativa que cría vacas en las montañas de Os Ancares, han visto como la demanda de sus productos se incrementaba notablemente en los últimos días. Hace ya algún tiempo que decidieron recurrir a Internet para comercializar sus carnes. Un sistema que les permite llegar directamente al consumidor final y eliminar intermediarios. No son los únicos. Cada vez más los productores agrícolas y ganaderos de la comunidad están recurriendo a la web para dar salida a sus cosechas, sean estas de verduras, pimientos de padrón o chorizos elaborados de forma artesanal. Estos productos salen directamente de las granjas con destino fijo: las despensas de los consumidores.

«Nós estamos moi contentos. Tanto, que agora estamos adaptando a web para que a xente poida personalizar os seus pedidos», explica Román Sánchez, gerente de la cooperativa A Carqueixa. Actualmente, a través de la web se pueden comprar lotes variados de carne, de cinco o de diez kilos. Su tienda online se puso en marcha hace ahora casi un año y, desde entonces, «estamos servindo todas as semanas a toda España». Ahora quieren poner en marcha iniciativas que les permitan darse más a conocer. En la cooperativa se ocupan de criar a los becerros, pero el despiece y envasado lo han subcontratado con una empresa. «Temos claro que o futuro é a venda directa, aínda que por agora só supoña o 10 % de todo o que comercializamos», añaden.

El sector de la huerta

Pero también en el sector de la huerta se han puesto en marcha iniciativas similares. Horsal, la principal cooperativa gallega, cuenta con una tienda online, aunque desde la gerencia reconocen que la venta en ella es todavía anecdótica. «Ten un percorrido limitado porque os nosos produtos son perecedoiros», explica Fernando Vega, gerente de la firma. Sobre todo, durante el invierno, cuando la variedad de productos que cultivan se reduce considerablemente, «Este ano xa demos de baixa a nabiza e agora só nos queda leituga. A partir de maio teremos máis oferta, con xudías e tomates», añade. Han logrado ya algunas ventas anecdóticas, «como un señor de Sevilla que nos merca dez quilos de cebola cada mes e pico».

«Más que nada por estar en línea con lo que exige el mercado». Este es el motivo que ha llevado a Patatas Conde, una empresa de Xinzo de Limia, a abrir su propia tienda en la web, explica Diego Conde, responsable de la empresa. Antes atendían la mayoría de sus pedidos por teléfono pero, el pasado año, decidieron dar el paso e incorporarse a Internet. «Estamos satisfechos», añade Conde, pues a través de ella reciben pedidos de Madrid y de toda España.

Más experiencia tienen en A Pementeira, la cooperativa que se dedica a la venta de pimiento de Herbón. «Xa fai máis dun ano que abrimos a tenda e cada vez temos máis pedidos», explica Milagros González, presidenta de la denominación de origen Pemento de Herbón. Cuenta que su temporada alta es en verano, cuando el pimiento está en plena producción. «Chegan ao día seguinte a España e a fóra tardan dous ou tres días», dice. Asegura que, gracias a su tienda online, reciben pedidos de toda España, pero también de Francia, Portugal o Italia. Explica que el transporte no es un problema, ni siquiera por los costes, «hoxe en día hai moitas empresas que traballan moi ben» y que les ofrecen unos precios muy competitivos.

 

La huerta de Carmen

David Méndez decidió tomar el relevo de la granja que su madre trabajó toda la vida. Pero, también, darle un aire nuevo. No a los cultivos, pues sigue empleando los mismos métodos naturales de toda la vida, pero sí a la comercialización, a través de Internet. «Empecé en Facebook y tenía mucha gente que me seguía. Cuando abrí al tienda, la gente empezó a comprarme y tuve que ampliar la plantación», asegura. Ahora cuenta con numerosos clientes a través de la web para sus frutas y verduras, la mayoría, personas de entre 30 y 50 años. Él ha optado por hacer el reparto él mismo, por lo que solo abarca toda la provincia de Pontevedra. «Tenemos una furgoneta y hacemos el reparto nosotros mismos. Es cierto que solo podemos abarcar la provincia de Pontevedra pero para nuestra producción llega de sobra», relata.

Votación
15 votos
Comentarios

Chorizos, carnes y pimientos, de la granja a la despensa gracias a Internet