Repollo, grelos, coliflor y brécol pueden ayudar a prevenir el cáncer

En el CSIC están investigando como un compuesto que tienen las brásicas puede actuar contra esta enfermedad


Redacción / La Voz

Las frutas y verduras se han convertido en un elemento imprescindible en la dieta, pues conocidas son de sobra las propiedades beneficiosas que tienen para la salud. Pero existe un grupo concreto de verduras, las conocidas como brásicas, que pueden aportar mucho más que vitaminas y minerales. Explica la investigadora Elena Cartea, que trabaja en el grupo de Genética. Mejora y Bioquímica de las Brásicas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que estos vegetales, entre los que se incluyen el brócoli, la coliflor, el repollo o los grelos, tienen unos compuestos conocidos como glucosinolatos que tienen un gran potencial anticancerígeno en prevenir esta enfermedad. En estudiar esas propiedades está trabajando su grupo, junto con el departamento de Farmacología de la facultad de Medicina de la USC.

Estos glucosinolatos están presentes en todas las partes de las plantas, desde las hojas a las flores. «Esto significa que una dieta rica en este tipo de productos puede ayudar a prevenir esta enfermedad en grupos de riesgo por causas genéticas o ambientales», explica la investigadora. Al mismo tiempo, se está estudiando «si en personas que están siendo tratadas con medicamentos para la supresión del cáncer, ingerir estos alimentos consigue potenciar el efecto de esos medicamentos», añade. Todos estos trabajos se están llevando a cabo en colaboración con la facultad de Medicina de la Universidad de Santiago. «Nosotros analizamos las plantas y ellos estudian sus efectos sobre células cancerígenas. Todo se estudia en laboratorio y ahora queda la parte importante, trasladar la investigación a seres vivos», dice Cartea.

Los investigadores están trabajando también en identificar qué tipo de glucosinolatos tiene cada uno de los cultivos, en qué parte de la planta se produce más concentración de ellos y si esta varía en función de, por ejemplo, la recogida o el procesado de la planta. «Además, hasta ahora estuvimos trabajando con moléculas puras y ahora queremos probar con estratos vegetales, con las hojas», cuenta. Ahora pondrán en marcha una nueva parte del proyecto, que se centrará también en conocer qué mecanismos están implicados en que estos compuestos tengan efectos anticancerígenos. Investigarán, sobre todo, los cáncer de mama y de próstata, «que son los que nos han aconsejado desde Medicina», añade.

Agricultura sostenible

Por otro lado, este grupo de investigación tiene también una línea abierta para buscar una producción de brásicas que sea respetuosa con el medio ambiente y que sea más resistente a las plagas y a sus enfermedades. Lleva, además, una decena de años colaborando con el centro del CSIC en Córdoba para tratar de adaptar un cultivo tan típico de Galicia como es el grelo a las condiciones de la agricultura del sur del país. «Son semillas de la colección de la Misión Biológica y hemos probado diferentes variedades y fechas de siembra para ver como un cultivo típico de Galicia se puede adaptar», explica. Actualmente, ya se están produciendo grelos en esta ciudad andaluza y, ahora, los investigadores quieren dar un paso más en el proyecto y conseguir que estas mismas plantas puedan ser producidas en agricultura ecológica. «También estamos estudiando si estos grelos cultivados en Córdoba tienen los mismos beneficios para la salud que los que se cultivan en Galicia», concluye la investigadora.

Seis proyectos de la Misión Biológica logran financiación por valor de 900.000 euros

Además de las brásicas, estudiarán la resistencia del maiz a las enfermedades o las posibilidades de variedades de uva minoritarias

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está desarrollando en Galicia catorce nuevos proyectos financiados por las convocatorias Retos de investigación y Generación de Conocimiento, que se enmarcan en el plan estatal de Investigación Científica y Técnica de Innovación. Seis de estos proyectos están siendo desarrollados por cinco grupos de la misión Biológica de Galicia, que han captado una financiación superior a los 900.000 euros. Entre ellos se incluye la investigación sobre las brásicas, pero también otros como el que investiga la especificidad en la comunicación entre plantas de patata o el que se centra en la mejora del maíz.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
8 votos
Comentarios

Repollo, grelos, coliflor y brécol pueden ayudar a prevenir el cáncer