La renta agraria gallega, entre las más bajas de España

Unión de Uniones asegura que los ingresos de los proesionales del campo son un 37 % inferiores a la media nacional


Redacción / La Voz

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha revisado los datos de la Agencia Tributaria sobre los rendimientos agrarios netos declarados en el año 2017, que es el último ejercicio disponible. De su análisis concluyen que los rendimientos medios de los declarantes que viven fundamentalmente de la actividad agraria se encuentran un 36,5 % por debajo de la media de la base imponible declarada. La misma fuente muestra que, a medida que disminuye el tamaño de la población, decrecen también de forma progresiva los rendimientos del trabajo y las actividades económicas. Por si esto fuera poco, Galicia se encuentra a la cola de las comunidades con mayor nivel de renta entre los trabajadores cuya labor principal es la actividad agraria, solo por delante de Cantabria y Asturias. 

Según cuentan en Unión de Uniones, en el ejercicio fiscal del año 2017 había un total de 1.042.414 declarantes de ingresos agrarios. Para el 81,2 % de ellos, los rendimientos agrarios representan menos del 50 % del total de sus actividades y, en el conjunto, solo generarían el 35 % del rendimiento neto total agrario declarado en España. Por otro lado, los 195.714 declarantes que sí tienen en la actividad agraria su trabajo principal declararon ese año unos rendimientos netos medios de 11.707 euros, cifra que es un 36,5 % inferior a la del conjunto de rendimientos, imputaciones de renta y otros componentes de la base imponible total del conjunto de actividades declaradas a través del IRPF.

A nivel regional, Murcia (15.703 euros), Comunidad de Madrid, (15.509) y Andalucía (14.,313) son las comunidades que presentan un mayor nivel de renta entre los trabajadores cuya actividad principal es la labor agraria. Galicia se sitúa muy alejada de estas comunidades, con 7.669 euros, solo por delante de cántabros y asturianos, que cierran esta lista. Por el contrario, Castilla y León, Cantabria y La Rioja son las regiones que cuentan con un mayor peso de declarantes que viven fundamentalmente de la agricultura. Esta brecha económica, que separa a agricultores y ganaderos de ortos ciudadanos, afecta también al medio rural respecto del urbano. Así, mientras los rendimientos medios del trabajo declarados en poblaciones de más de 50.000 habitantes fueron de 26.360 euros, en los municipios más pequeños, de menos de mil habitantes, la media estuvo en los 13.437 euros.

La situación que reflejan los datos fiscales es la más ajustada a la realidad, según Unión de Uniones, y contrasta significativamente con los indicadores de renta que maneja el Ministerio de Agricultura, que para el 2017 arrojaron una renta agraria por unidad de trabajo de 33.433 euros. La organización sabe que las estimaciones del Gobierno se elaboran conforme a las normas de la Unión Europea, pero considera que las estadísticas deben mejorarse cuando conducen a conclusiones tan alejadas de la realidad que se vive en el campo. En este sentido, Unión de Uniones ha planteado una revisión de los indicadores de renta agraria del futuro Plan Estratégico de la PAC para que incluya, también, los rendimientos netos declarados por los agricultores a la Agencia Tributaria. De lo contrario, se estaría partiendo de un diagnóstico erróneo en cuanto a alcanzar el objetivo de mejorar la renta de los agricultores. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

La renta agraria gallega, entre las más bajas de España