Patrocinado por

Galicia pone al día su registro vitícola

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

MARTINA MISER

Medio Rural invierte 916.000 euros en actualizar y modernizar un documento clave para las denominaciones de origen y que ahora presenta algunos problemas

03 ene 2020 . Actualizado a las 17:19 h.

Era una de las demandas de las cinco denominaciones de origen vitivinícolas de Galicia: que la Xunta pusiera al día el registro de las plantaciones que existe en la comunidad. Es este un documento base, en el que se certifica la superficie de viñedo plantada, así como su ubicación. Pero en los últimos años se había quedado desfasado. Ahora, la Administración autonómica ha decidido tomar cartas en el asunto e invertirá 916.000 euros en su modernización y puesta al día. Entre otras cuestiones, busca que las parcelas puedan tener una correspondencia con su referencia en el SIXPAC, algo que ahora no sucede.

Toda parcela que quiera producir viñedo en Galicia tiene que estar dada de alta en este registro. «Toda actividade do sector primario debe estar rexistrada e eses rexistros deben estar actualizados de maneira continua. É imprescindible», explica Juan Manuel Casares, presidente de la denominación de origen de O Ribeiro. Añaden en Medio Rural que, actualmente, este registro consiste en una base de datos alfanumérica y en una capa gráfica que fue elaborada en el año 2009. Desde entonces, la base de datos sufrió un gran número de modificaciones que no siempre fueron trasladadas a la capa gráfica. Otro de los problemas que presenta el documento es que una gran parte de las parcelas que lo componen no tienen una correspondencia con la referencia SIXPAC de las mismas. Es por ello que desde la consellería consideraron prioritario actualizar y poner al día todos esos datos. Y se han puesto manos a la obra hace ya unos meses.

Para modernizar toda esta información, Medio Rural está desarrollando un sistema que permita una identificación fiable y lo más completa posible de las parcelas dedicadas al viñedo, de tal forma que sea «unha ferramenta útil para a xestión e control da superficie de viñedo de Galicia en xeral e das denominacións de orixe e indicacións xeográficas protexidas en particular», argumentan desde la Xunta.

Pero no es la Administración autonómica la única que está poniendo al día sus bases de datos. Los consellos reguladores, concretamente O Ribeiro y Rías Baixas, han dedicado los últimos años a actualizar sus registros, tanto los de viticultores como los de superficie plantada. «Hace cuatro o cinco años pusimos en marcha una campaña de revisión de nuestros registros y prácticamente lo tenemos todo revisado. Queda algo que concluiremos a lo largo de este año», explica Agustín Lago, director técnico de Rías Baixas. La intención era la de eliminar a aquellos viticultores que dejaron de producir uva o a aquellas parcelas que no están productivas desde hace varias campañas. Sus trabajos permitieron reducir el censo de viticultores en más de un 10 %, dejando una base de datos más acorde con la realidad y en la que figuran los agricultores que están en activo.

Algo similar se hizo en O Ribeiro. «Fixemos un traballo de limpeza e actualización. Foi a primeira fase», cuenta su presidente, Juan Manuel Casares. Queda todavía pendiente una segunda fase, en la que completarán las inspecciones en todas las explotaciones de la denominación de origen. Tras esta revisión de los censos, en O Ribeiro han quedado algo menos de 1.700 viticultores de los más de cuatro mil que había inscritos inicialmente. También se ha reducido el número de hectáreas, pasando de las 2.250 que había inicialmente a algo más de 1.365. Ahora, la denominación de origen dispone de cifras reales para trabajar y conoce perfectamente cuál es su dimensión.

Estas depuraciones en los censos, además de ayudar a las denominaciones a conocer su tamaño real, ayudan a controlar el fraude. Y es que evitan que se sigan utilizando de forma ilícita los cupos de cosecha de viticultores que, en realidad, están inactivos.