El sector agroalimentario mejora sus márgenes siendo más verde

Esta es una de las conclusiones de la jornada organizada por el Clúster Alimentario de Galicia para abordar los retos para un futuro sostenible


Santiago / La Voz

Ser verde y tener estrategias medioambientales en la empresas tiene un impacto positivo en la cuenta de resultados, y más en un entorno como el agroalimentario, con un gran vínculo al territorio pero con estrechos márgenes de beneficios. Es una de las conclusiones de una jornada organizada en Santiago por el Clúster Alimentario de Galicia, que abordó los retos para un futuro sostenible en el sector.

Entre los ponentes que expusieron sus experiencias estaban Ángel Matamoro, director de Responsabilidad Social Corporativa de Nueva Pescanova, y Estefanía Iglesias, directora de Sostenibilidad de Capsa Food (La Asturiana o Larsa, entre otras marcas). Iglesias relató la transformación de la firma, con intereses en Asturias y Galicia, basada en la reducción del consumo de agua, la optimización de la energía eléctrica y la reducción de un 27 % de los residuos. La experta en sostenibilidad se mostró optimista al analizar el futuro de los productos de proximidad o kilómetro cero, «que todavía no se pagan, pero sí se aprecian», una realidad que mejorará ante un consumidor «que está más concienciado».

Sobre la incorporación de estas empresas al mundo de la sostenibilidad habló la directora xeral de Calidade Ambiental de la Xunta, Cruz Ferreira, quien animó a las nuevas empresas y a las que se quieran poner al día a utilizar tres herramientas que la Administración pone a su disposición como guía: la estrategia de cambio climático, la estrategia de la economía circular y la adhesión a los principios de la Agenda 2030, tratando de ser autocríticos y fijando medidas para mejorar los aspectos más débiles. Sin embargo, Ferreira alertó de lo «contraproducentes» que están resultando algunas campañas «de lavado verde y brindis al sol» que están haciendo algunas compañías.

La dirigente autonómica admitió que la batalla ecológica tiene que librarse a nivel local y que uno de los mayores problemas para cumplir los objetivos sostenibles es la falta de entendimiento institucional. Y puso ejemplos: «Los concellos de Galicia, a pesar de las ayudas de la Xunta, no están preparados para el contenedor marrón», el de la fracción orgánica, que será obligatorio a partir del 2021. Y trasladó algunos problemas de índole individual que también generarán problemas a corto plazo, como es la prohibición de las vajillas de plástico desde el 1 de enero.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

El sector agroalimentario mejora sus márgenes siendo más verde