La caída del consumo se lleva por delante a la mayor industria láctea de EE.UU.

Dean Foods, que fue propietaria de Leche Celta a comienzos de los 2.000, se declara en bancarrota


redacción / la voz

Ni los más de 7.800 millones de euros facturados el año pasado, ni las 60 fábricas repartidas por todo el país, ni siquiera disponer de más de medio centenar de marcas líderes en el ámbitoalimentario han salvado a Dean Foods de la quiebra. La que estaba considerada la mayor industria láctea de EE.UU. declaró ayer su bancarrota voluntaria al no lograr revertir la caída continuada de sus ventas, motivada por el descenso del consumo de leche.

Esa es, al menos, la principal razón que esgrimen desde la empresa para justificar un desplome del 14 % de su beneficio neto -sus acciones arrastran un descalabro del 80 % en apenas un ejercicio-durante la primera mitad de este año. «A pesar de los grandes esfuerzos realizados para lograr unas líneas de negocio más ágiles y rentables, seguimos impactados por un entorno operativo desafiante marcado por continuos descensos en el consumo de leche apuntaba Eric Beringause, director ejecutivo de Dean Foods en un comunicado hecho públi+co por la multinacional con sede en Dallas.

En ese documento, la empresa muestra su intención de seguir operando a corto plazo gracias a la renegociación de 800 millones de euros que ha logrado cerrar con algunos de sus principales acreedores. También reconoce conversaciones para la venta de todos sus activos a Dairy Farmers of America, la primera cooperativa de productores del país. En el aire quedan, sin embargo, sus más de 15.000 trabajadores y los cientos de granjas que suministraban leche a Dean Foods y que, de la noche a la mañana, se encuentran sin un comprador estable para su materia prima.

Según los datos publicados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el consumo de leche entre los norteamericanos ha caído, desde 1975, más de un 40%, un desplome que atribuyen a los cambios de hábitos de los consumidores que apuestan más por bebidas como tés, cafés de diseño, zumos de frutas o bebidas vegetales de soja o avena.

Tanto es así que, mientras las ventas de leche de vaca han caído en Norteamérica alrededor de un 6 % durante los últimos cuatro años, las de bebidas a base de avena han registrado un repunte del 636 %. Bien es cierto que mientras las primeras representan un volumen de dinero de más de 12.000 millones de dólares anuales, las segundas apenas superan los 50. 

450 granjas menos

Las consecuencias derivadas de la caída del consumo en Estados Unidos también tienen su reflejo en el sector productor, donde el cierre de granjas se acentúa. Durante la primer mitad del 2019 desaparecieron en Wisconsin, primer estado productor del país, un total de 449 explotaciones lecheras, lo que representa un aumento del 25 % en comparación con el mismo período del año precedente.

 Presencia en Galicia

Fundada hace 94 años, la multinacional Dean Foods también tuvo cierta presencia en el campo gallego. En el 2000 le compró Leche Celta al empresario valenciano Antonio Marchal después de que fracasase el intento de fusión de esta con Leyma y Ram. La operación, cifrada por aquel entonces en 80 millones de euros, terminó seis años después con la venta de la empresa a la cooperativa portuguesa Lactogal, su actual propietaria. Leche Celta es, a día de hoy, la tercera industria láctea por volumen de recogida en Galicia con el 15% del total o, lo que es lo mismo, algo más de 385.000 toneladas de leche procesadas en el 2018.

El consumo de leche ha caído en Estados Unidos más del 40 % desde 1975

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

La caída del consumo se lleva por delante a la mayor industria láctea de EE.UU.