El jabalí en Galicia, un problema urgente

Casi tres mil accidentes de tráfico al año, daños a la agricultura, presencia en zonas urbanas. La Voz reunió a un grupo de expertos para saber qué se está haciendo para buscar soluciones

FORO DE LA VOZ. Javier Nogueira, presidente de los cazadores gallegos; David Llorente, jefe de Tráfico en Ourense; Belén do Campo, directora xeral de Patrimonio Natural; Jacobo Feijoo, de Unións Agrarias, y Francisco Javier Molano, jefe del Sector de Tráfico de Galicia, reunidos en La Voz
FORO DE LA VOZ. Javier Nogueira, presidente de los cazadores gallegos; David Llorente, jefe de Tráfico en Ourense; Belén do Campo, directora xeral de Patrimonio Natural; Jacobo Feijoo, de Unións Agrarias, y Francisco Javier Molano, jefe del Sector de Tráfico de Galicia, reunidos en La Voz

redacción / la voz

A principios del siglo XX cazar un jabalí en Galicia era noticia. Hoy lo es que esta especie cinegética se haya convertido en uno de los principales problemas del tráfico en Galicia con 2.800 accidentes al año, que se deje ver cada vez más por zonas periurbanas y que cause graves daños en plantaciones agrícolas. Por no hablar de que es uno de los vectores que transmiten la peste porcina africana, una enfermedad que aunque en Europa no ha traspasado las fronteras belgas, sí es un grave riesgo para el sector porcino.

El jabalí ha pasado a ser un problema social que trasciende a la comunidad. De ahí la urgencia de acelerar el paso dentro de la comisión de seguimiento puesta en marcha por la Xunta en el 2016 para buscar una solución, «porque la tiene», aunque ahora haya Administraciones que se ven superadas por la cantidad de recursos que tienen que dedicar al impacto del jabalí.

Esa preocupación por el jabalí salió a relucir en el foro de expertos organizado por La Voz de Galicia en el que participaron la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo; el teniente coronel jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia, Francisco Javier Molano; el jefe provincial de Tráfico de Ourense, David Llorente; el presidente de la Federación Galega de Caza, Javier Nogueira, y el secretario de desarrollo rural de Unións Agrarias, Jacobo Feijoo.

El control de la población, un nuevo marco normativo adecuado a las nuevas circunstancias, el refuerzo de las medidas preventivas en las carreteras, la monitorización de los movimientos de los jabalíes, la reforma de los planes de ordenación de los 454 terrenos cinegéticamente ordenados (tecores), y la colaboración de diputaciones y ayuntamientos a través de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) en la limpieza de matorrales y recogida de basura, son asuntos que centraron un debate que dejó claro que estamos ante un grave problema. Hay muchos retos. El primero, conocer el censo de jabalíes y controlar su población.

Belén do campo

«Pedimos colaboración. Es un problema de todos»

 Colaboración porque «es un problema de todos». Para solucionarlo, apuntó Belén do Campo, «hay que cruzar datos» para ver qué hacer. Pero hay que trabajar de forma conjunta e «igual también hay que modificar, o no, alguna norma estatal». La directora xeral recordó que el aumento de denuncias por daños puede ir de la mano de un aumento de las ayudas por parte de la Xunta: «La tiene que comunicar». También recordó que Galicia ha hecho cambios normativos que implican a los cazadores como permitir cuadrillas de ocho personas o que cuando un tecor no pueda responder a una acción de caza derivada de un aviso de daño, puedan acudir cazadores de otra zona con el permiso del tecor. La directora xeral pidió también la colaboración de la Fegamp y las Diputaciones a la hora de pedir a los concellos que mantengan limpias las zonas de matorral o los basureros para evitar que los animales ronden las áreas periurbanas o urbanas. 

javier nogueira

«O xabaril cambiou a vida social de Galicia»

«Galicia non está acostumbrada a convivir co xabaril». Javier Nogueira hizo esa reflexión antes de reivindicar el papel de los cazadores en el control de la especie para lograr una convivencia sostenible. Y habló de la importancia de los planes de ordenación de los tecores [la directora xeral dijo que serán revisados el año que viene] para adaptarlos a la realidad del momento. Aunque alabó las medidas excepcionales puestas en marcha por Medio Ambiente (una de ellas es la caza libre en las comarcas de Viana, Terra Chá, Deza y Betanzos-Eume al declararlas áreas de emergencia cinegética temporal), pidió mayor agilidad a la hora de ejecutarlas. También tendió la mano a la Administración para mejorar el trabajo de los tecores en aquellos casos que no funcionen como debieran. Sobre el asunto de la responsabilidad de los accidentes de tráfico en los que donde esté implicado el jabalí, recordó cómo les había costado «sangre y sudor» cambiar la Ley de Caza, que libró a los tecores de esa responsabilidad a menos que el accidente sea durante una acción de caza o durante doce horas posteriores a ella.

 jacobo feijoo

«Ten que haber unha dirección central para os tecores»

 «Os cazadores son indispensables, pero a caza ten que ser unha auténtica ferramenta de xestión». En este sentido, Jacobo Feijoo entiende como indispensable lo que calificó como «caza social» y usó la metáfora del director de orquesta para pedir una dirección centralizada que coordine la actuación de los 454 tecores que hay en Galicia y que en algunos casos, como expuso con un ejemplo, no responden a las llamadas por daños de los agricultores con la celeridad necesaria. «Ten que haber unha única partitura», dijo el representante de Unións Agrarias para el que la búsqueda de una solución al problema es muy urgente. 

francisco javier molano

«Si no lo controlamos, el jabalí nos controlará a nosotros»

 «Es urgente buscar soluciones, porque, si no, el año que viene volveremos a estar hablando del mismo problema y sin arreglar nada. Y puede llegar un momento en el que como no lo controlemos, será el jabalí el que nos controle a nosotros». El teniente coronel jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Galicia conoce bien los problemas que causan los jabalíes en las carreteras. Advierte que es un problema que va en aumento y recuerda que el año pasado hubo más de 2.800 accidentes con jabalíes. Galicia, dijo, es la primera comunidad en número de accidentes con animales por kilómetro cuadrado.

Molano señaló que la influencia de los accidentes con jabalíes en la seguridad de las carreteras se evidencia en un doble sentido. De forma directa, con los daños sufridos en el siniestro, bien sean materiales, como la mayoría de los casos, o personales; y de forma indirecta, porque para ese número tan elevado de siniestros hay que dedicar patrullas para todos los trámites administrativos necesarios, lo que impide dedicar recursos a otras áreas más importantes de la seguridad vial. Su objetivo es que los accidentes con jabalíes dejen de ser noticia en Galicia.

david llorente

«Hay una cifra negra de accidentes que no conocemos»

 «Posiblemente, las colisiones con animales sean uno de los problemas más graves que tenemos en el tráfico en Galicia. No en el sentido de daños personales, pero sí cuantitativamente», advierte el jefe provincial de Tráfico de Ourense, un territorio que, junto a la provincia de Lugo, es uno de los más afectadas por la irrupción de jabalíes en las carreteras. Y asegura que no todos los accidentes se comunican, por lo que advierte que «hay una cifra negra de siniestros con jabalíes que no conocemos».

Tampoco él le ve una solución a corto plazo al grave problema de la accidentalidad provocada por jabalíes, «al menos desde nuestras competencias». Dice que desde Tráfico siempre se intentan transmitir recomendaciones paliativas a los conductores. Una es que comprueben que el seguro del coche cubra este tipo de accidentes. Y otra, que es mejor embestir al animal que intentar esquivarlo. Recuerda que los accidentes más graves con animales se han producido al intentar maniobras evasivas».

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
12 votos
Comentarios

El jabalí en Galicia, un problema urgente