Martín Códax se apunta a los orange wine y saca su primer albariño sin D.O.

De esta elaboración solo hay 924 botellas, que serán puestas a la venta en exclusiva a través de la web de la bodega


Redacción / La Voz

Volver al origen y, al mismo tiempo, seguir tendencias de vanguardia. Con ese objetivo sale al mercado el Martín Códax Orange Wine, un vino destinado a hacer historia. En la bodega, porque es el primero que lleva su nombre y no está amparado por la denominación de origen Rías Baixas. En los mercados, porque las 924 botellas que se pondrán a la venta solo podrán adquirirse a través de la web de esta firma. Y en su elaboración, porque sigue un método ancestral, «que se cree que es la primera forma en la que se elaboró un vino, hace más de seis mil años», explica Katia Álvarez, la enóloga. El resultado es un albariño «más maduro, con notas herbáceas y cítricas, que en boca es muy tánico, muy seco y muy diferente a la frescura típica del albariño», cuenta.

«Este es un vino muy diferente a todo lo que hacíamos hasta ahora», explica Álvarez. La bodega ha hecho una apuesta importante y arriesgada por esta nueva elaboración, pues es la primera que saldrá al mercado con el nombre de Martín Códax y sin el amparo de una denominación de origen. «La denominación tiene muchas cosas buenas, pero es un paraguas que tienes que respetar y no ampara este tipo de elaboraciones», sostiene la enóloga.

El nuevo Martín Códax es un orange wine, o vino naranja, que son «vinos de maceración. Es un tipo de elaboración súper antigua que consistía en meter la uva en una ánfora, taparla y mantener el vino en contacto con las pieles y los hollejos durante meses», asegura la enóloga. Un método que hasta hace medio siglo se empleaba también en el territorio de Rías Baixas. «Ahora todos pensamos en bodegas con depósitos de acero inoxidable, pero antes se metía la uva en depósitos y se dejaba macerar porque eso les permitía hacer vinos más equilibrados y que fermentaban mejor», cuenta.

Es este también el proceso de elaboración que siguen los vinos tintos. «Se mete la uva en el depósito y se deja que macere y luego, a la prensa. ¿Por qué? Porque si coges una uva tinta ves que, en realidad, es blanca porque el color está en la piel», dice Álvarez. Al permanecer la uva en contacto con los mostos es cuando el color de la piel pasa al vino «y provoca que tenga ese color naranja ambarino», explica. La elaboración del Martín Códax Orange Wine se hace en depósitos de hormigón con forma de diamante, pues este material es mucho menos influenciable por la temperatura exterior. La uva y el mosto realizan la fermentación alcohólica y también la maloláctica, «porque hay una microbiología natural enorme» en esos depósitos, asegura la enóloga. Después, se deja reposar, macerando durante meses. Eso le permitió a la bodega «ver cómo evoluciona. Al acabar la fermentación tenía un color más intenso que el del albariño, pero no era ese ambarino», típico de los orange wines, cuenta Álvarez. Fue a medida que avanzaba el proceso de maceración cuando «aumentó la extracción de taninos y la reacción a la oxidación» y todo eso generó «el color ambarino». Al mismo tiempo, se produjo «una modificación de la gama aromática del vino y de su estructura en boca».

El Martín Códax Orange Wine es un vino en el que se reconoce la presencia de la variedad albariño. «La diferencia principal es el color, pero también tiene una gama aromática más madura, con notas vegetales. Y en boca tiene un punto de frescura, pero es más seco y mucho más consistente», cuenta. De esta primera edición solo se han hecho 924 botellas, que serán puestas a la venta en exclusiva a través de la web de la bodega. «No es un vino que responda a las características típicas del albariño y por eso es importante que la gente que lo pruebe sepa lo que tiene entre manos», explica Katia. De ahí que se haya recurrido a Internet, porque es en la web donde los amantes del vino buscan las últimas novedades del sector.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Martín Códax se apunta a los orange wine y saca su primer albariño sin D.O.