El perro que puede con lobos, osos y jabalíes

La asociación para la conservación del mastín tradicional español sostiene que este can es el instrumento ideal para combatir los ataques de la fauna salvaje que tantas pérdidas ocasiona a los ganaderos


Redacción / La Voz

Al Macizo Central de Ourense acaban de llegar Dakota y Nevada con una misión clara: ocuparse del ganado de su nuevo propietario y evitar, entre otras cosas, que este sea atacado por depredadores de todo tipo, desde lobos a jabalíes. Y es que el mastín español tradicional es un perro acostumbrado a cuidar de ovejas, cabras, vacas e incluso caballos y evitarles peligros, por lo que puede ser una forma natural de combatir a la fauna que pone en peligro a las reses, explican desde la asociación para la conservación de esta especie. La entidad argumenta también que estos canes ayudan a conservar la fauna salvaje, pues su principal misión no es la de matar al atacante, sino la de disuadirlo, aunque no dudará en dejarse la piel por su rebaño si fuera necesario. Por eso consideran que deberían estar reconocidos como un método que ayuda al ganadero para prevenir pérdidas y estar subvencionado, de alguna manera, por la administración.

«El mastín se adapta a cualquier tipo de ganado y, por las características que tiene, previene los ataques de los depredadores», sostiene Chema Celaya, presidente de la asociación para la conservación de esta raza. Por eso es una herramienta muy adecuada para prevenir los ataques de la fauna salvaje. «Cada vez se ven más problemas con los ataques del lobo, porque hay muchas zonas que tienen una alta densidad», sostiene. Pero no solo es eficaz con los lobos, estos perros son capaces de disuadir a todo tipo de fauna salvaje de acercarse al ganado, desde osos a jabalíes. Precisamente estos últimos se han convertido en un verdadero problema en Galicia, causando daños en las cosechas y en las explotaciones agrarias.

Dakota y Nevada han llegado a Galicia desde la provincia de Zamora. Un ganadero de esa zona, que apuesta por este sistema para cuidar de su ganado, es el propietario de los padres de estos dos canes, que ahora empezarán una nueva vida en Galicia. La explotación en la que residirán en Ourense tiene problemas con el lobo, de ahí que su propietario haya decidido adquirir los canes. Durante los próximos meses, responsables de la asociación para la conservación del mastín estarán al lado del nuevo propietario para mostrarle cómo se debe trabajar con estos animales para que cuiden del ganado. «Son perros que aprenden muy rápido y en tres o cuatro meses ya notan el ganado como algo suyo», añade Celaya. Aún así, los responsables de la entidad estarán a disposición del ganadero para ayudarle a solventar todos las dudas que se les puedan plantear.

Celaya reconoce que este tipo de canes no son baratos. «Precios hay de todo tipo», asegura. Y recuerda que la tradición era que los ganaderos se intercambiaran estos animales. Tienen, además, un mantenimiento elevado, pero es que han demostrado ser una de las formas más naturales de cuidar al ganado. Por eso considera que las administraciones deberían implicarse de alguna forma y prever ayudas para fomentar su utilización o compensar su pérdida en caso de que, por ejemplo, sufran algún daño.

El perro que es un seguro contra el lobo

XOSÉ MARÍA PALACIOS

Víctor Piñeiro, de Cospeito, está libre de ataques a su ganado desde que cuenta con mastines que lo protegen

Hace varios años, Víctor Piñeiro sufrió un ataque del lobo a su ganadería. En Cospeito -en el centro de la Terra Chá, no en las zonas montañosas de sus bordes- murieron diez ovejas. Otros vecinos suyos se vieron, más o menos por esas fechas, en una situación similar, y acabaron por renunciar a tener animales. Él sigue con sus ovejas y está seguro de contar con una barrera contra el lobo de eficacia contrastada.

Comentarios que había escuchado e indagaciones realizadas por su cuenta lo pusieron en contacto con un criador de mastines de León. Ya había tenido un perro de esa raza, aunque los resultados no fueron buenos: «Marchaba, abandonaba o gando», recuerda Piñeiro. Conocer al criador leonés le permitió descubrir otro mundo, con mastines de libro genealógico cuidando de rebaños ovinos en los que las reses superan ampliamente las mil cabezas.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
36 votos
Comentarios

El perro que puede con lobos, osos y jabalíes