Consejos para guardar adecuadamente la cosecha

Es tiempo de manzanas, de nueces y de naranjas, por eso en la web de la Estación Fitopatolóxica de Areeiro ofrecen una serie de consejos que le permitirán almacenar sus frutos en condiciones y evitar sorpresas tan desagradables como la aparición de la podredumbre en los almacenes


Redacción / La Voz

La cosecha de los frutos de otoño ya está aquí. Las manzanas, las nueces y hasta las naranjas están, en muchos casos, a la espera de ser recogidas de los árboles. Pero desde la Estación Fitopatolóxica de Areeiro advierten de que si la recogida no se hace siguiendo unos pequeños consejos pueden haber consecuencias negativas, desde la aparición de la podredumbre en los almacenes hasta el riesgo para el personal que recoge las frutas. Su web enseña estos días qué debe hacerse para que las frutas puedan ser guardadas en buenas condiciones.

Prevenir al máximo la aparición de la podredumbre en los almacenes es el principal objetivo que deben perseguir los que estos días se encuentran inmersos en las tareas de recogida. Para ello, lo primero es que, antes de comenzar con la tarea, se retiren los frutos en descomposición que están en el suelo. Y es que pueden suponer un peligro para las personas que están trabajando en la recogida. Otra recomendación que realizan los técnicos es que la recolección no se realice en las primeras horas de la mañana, cuando la fruta aún está mojada. Se debe optar, también, por arrancar las piezas con cuidado y mejor con el pedúnculo y procurando no causar lesiones o heridas en el fruto. 

En Areeiro insisten en la necesidad de no mezclar fruta podrida con otra en perfecto estado. Esto permitirá evitar que la fruta sana se vea afectada por cualquier tipo de plaga o enfermedad. En cuanto al lugar de almacenamiento, este debe ser fresco, oscuro y ventilado. De esta forma, facilitará la conservación de lo que en él queramos guardar. 

Plagas en frutales

Desde la estación aprovechan también este aviso para informar de las plagas que está afectados a algunos frutales. Es el caso de los nísperos, que pueden sufrir el moteado, una patología que afecta a muchos de estos árboles, sobre todo en años húmedos. Es en esta época cuando conviene hacer un tratamiento con un producto de cobre para prevenir la enfermedad y, si hay lluvias, debe repetirse la intervención por lo menos después de que se forme el fruto. 

En cuanto a los cítricos, estos pueden estar afectados por la Phytophthora. Las precipitaciones que se registraron hasta el momento, más las que se puedan producir a partir de ahora son condiciones favorables para el desarrollo de estos hongos. Por eso los técnicos recomiendan un tratamiento preventivo con un fungicida a base de cobre. Además, hay que evitar que se acumule agua al pie del árbol aunque se produzcan lluvias reiteradas y cuantiosas. También es necesario retirar los frutos con síntomas de esta enfermedad. 

En lo que al boj se refiere, están empezando a verse los primeros síntomas de Cylindrocladium Busicola, favorecidos por el incremento de la humedad ambiental. Esto es un hongo que, una vez infecta la planta, no es fácil de gestionar por lo que en esta época se aconseja aplicar un tratamiento de cobre. Además, es necesario llevar a cabo una serie de prácticas, como retirar frecuentemente las hojas secas, garantizar la ventilación de las plantas y desinfectar las tijeras cuando se hace alguna poda.

La antracnose es una plaga que está afectando a los nogales. Desde Areeiro aconsejan que, aquellos árboles con síntomas o daños provocados por esta enferemdad pueden realizar cuando caigan las hojas un tratamiento con cobre para reducir su incidencia de cara al próximo año. 

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
6 votos
Comentarios

Consejos para guardar adecuadamente la cosecha