«O vento do norte deshidratou un pouco a uva e haberá un pouco menos do que críamos»

Alberto Barral, director técnico de Condes de Albarei


Redacción / La Voz

Condes de Albarei, una de las principales cooperativas de Rías Baixas, empezó ayer mismo con la vendimia. «Levamos tres semanas facendo controis de maduración, pero preferimos esperar ata esta semana porque, aínda que os parámetros alcohólicos estaban ben non estaban equilibrados coa acidez», explica el director técnico de la bodega, Alberto Barral. La firma tiene por delante dos semanas de intensos trabajos, en los que tratará de procesar la uva de sus más de cuatrocientos socios. En total, calcula que este año vendimiará cerca de tres millones de kilos de uva, algo menos que durante el ejercicio pasado. Y es que, además de la merma que se produjo al final del proceso de floración, por los temporales de entonces, el viento del norte que sopló durante los últimos días ha provocado una ligera deshidratación de la uva.

Lo primero que Barral destaca es que la cosecha de este año se encuentra en un perfecto estado sanitario. «O viñedo está nun perfecto estado sanitario, non hai pragas nin fungos», sostiene mientras muestra los primeros racimos que han llegado a la bodega. Están impecables, sin ningún rastro de enfermedad o podredumbre. También será una cosecha abundante, aunque inferior a la del pasado año. «O vento do norte que soprou nestas dúas últimas semanas deshidratou a uva», explica. Eso significa que, aproximadamente, la cosecha puede ser un 5 % menor a lo previsto inicialmente.

El buen tiempo previsto para los próximos días en Rías Baixas anima a viticultores y bodegueros a tomarse con calma la recogida. «As choivas de agosto viñeron moi ben e agora esta calor que fai hoxe ven moi ben para baixar a acidez», explica Barral. Lo que más teme es la previsión de tormenta que hay para el domingo, porque se desconoce la intensidad de las lluvias que la acompañarán. «Que chova un pouco vai ser moi beneficioso porque a uva está un pouco deshidratada, pero se ven sarabia...», cuenta.

Durante las próximas semanas, en esta bodega cambadesa trabajarán más de 75 personas para recibir y procesar toda la uva que los socios y colaboradores de la bodega irán entregando. «Unha semana antes, os socios xa saben cantas caixas teñen que entregar cada día», añade Barral. Todo está listo para que la vendimia se lleve a cabo con precisión.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

«O vento do norte deshidratou un pouco a uva e haberá un pouco menos do que críamos»