Patrocinado por

«Una reserva de la biosfera no es un obstáculo, es una oportunidad»

Xosé María Palacios Muruais
xosé maría palacios LUGO / LA VOZ

SOMOS AGRO

ALBERTO LÓPEZ

Pedro Reques, catedrático de Geografía Humana en la Universidad de Cantabria, afirma que los habitantes de esos lugares deben comprender que tienen importantes bazas de futuro

04 sep 2019 . Actualizado a las 11:38 h.

Una provincia como Lugo, con dos reservas de la Biosfera (Terras do Miño y Os Ancares), una compartida con Asturias (Eo-Oscos-Terras de Burón) y un territorio con aspiraciones de lograr ese reconocimiento (Ribeira Sacra-O Courel) parece un lugar con posibilidades de futuro basadas en su riqueza natura. Pedro Reques, catedrático de Geografía Humana en la Universidad de Cantabria, sostiene que una reserva es un espacio que encierra grandes riquezas, aunque ayer, en un curso que estos días organiza el Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural (Ibader), analizó uno de los problemas de esas zonas, el despoblamiento.

-Usted dijo al comienzo de su charla que el despoblamiento ya no es una consecuencia sino una causa. ¿De que es causa?

-Es causa de cambios de uso del suelo, de modelo económico, de paisaje, de pérdida de patrimonio material e inmaterial... Hay que distinguir entre despoblación y despoblamiento, porque yo entiendo que son conceptos distintos. Siempre que hay despoblación, hay despoblamiento; pero es interesante, por ejemplo, la rehabilitación. Si uno analiza las viviendas construidas en los últimos años, observa que se han construido en zonas rurales. Hay despoblación, pero no ruina. En zonas rurales la despoblación ha supuesto una oportunidad en el ámbito inmobiliario. También ha habido gentrificación en el medio rural: espacios que no valían ahora son valiosos. Debemos hablar también de movilidad, porque esa movilidad nos permite utilizar el concepto de territorialidades múltiples. Hay usos, como el turismo, que dan cifras escalofriantes: los Picos de Europa tienen entre un millón y medio y dos millones de visitantes al año. Hay que intentar un turismo sostenible, respetuoso con el territorio y con la cultura.