Adelantar la poda podría ayudar a prevenir enfermedades de la madera en la vid

Una tesis de la Evega, elaborada por la investigadora Pilar Martínez, premio al mejor trabajo científico en un congreso de Canadá


Redacción / La Voz

Las enfermedades de la madera están despertando preocupación entre los viticultores gallegos, pues cada vez es mayor su incidencia. Por eso en la Estación de Viticultura y Enología de Leiro (Evega), en Ourense, están realizando varios trabajos de investigación al respecto. Uno de ellos, la tesis que está desarrollando la investigadora Pilar Martínez, acaba de recibir un galardón en el Congreso Internacional de Enfermedades de la Madera que se celebró en Penticton (Canadá). Concretamente, el tercer premio al mejor trabajo científico presentado como comunicación oral. Los estudios preliminares de esta investigación concluyen que una poda temprana del viñedo, realizada a principios de noviembre, puede ayudar a prevenir las temidas enfermedades de la madera.

Explica la investigadora Pilar Martínez que estas conclusiones son todavía provisionales, pues se basan en datos del primer año de estudio. Los trabajos se llevaron a cabo en viñedos de tres denominaciones de origen: Valdeorras, O Ribeiro y Rías Baixas. Y se trató de averiguar cuándo está más disponible el inóculo para introducir los hongos en la planta a través de las heridas de poda. «Estas enfermedades de la madera son muy complejas, porque están asociadas a ellas muchos hongos», cuenta. Buena parte de estos hongos se encuentran en el suelo o se dispersan por múltiples vías, por el aire, la lluvia o mediante los artrópodos. Y son los que producen las infecciones en las plantas a través de las heridas que se generan cuando se poda la vid.

«Lo que encontramos es que el porcentaje de infección por estos hongos es menor cuando la poda se realiza a mediados o finales del mes de noviembre», asegura Pilar Martínez. Esta investigación podría llevar a los viticultores gallegos a cambiar su práctica habitual. Y es que, en la mayoría de las denominaciones gallegas, la poda del viñedo se suele realizar entre los meses de febrero y marzo. Sin embargo, el trabajo realizado por Martínez concluye que cuando esa tarea se lleva a cabo más cerca de la primavera, aumentan significativamente las posibilidades de que el viñedo resulte infectado por los hongos que causan las enfermedades de la madera. En cambio, si se realiza antes de que llegue el invierno, puede resultar menos probable que la vid se vea afectada por estos hongos. «Se podría decir que una poda temprana, en combinación con otros métodos de control, ayudaría a prevenir estas enfermedades», añade la investigadora.

Martínez explica que estos resultados hay que cogerlos con precaución. Y es que están basados en los datos del primer año de estudio. Actualmente, se está analizando la información del segundo año, con el objetivo de corroborar que «fijar una época de poda óptima podría ayudar a evitar ciertos patógenos y enfermedades de la madera», concluye. Advierte también de que estos resultados se refieren, por ahora, a zonas muy concretadas de Galicia, donde se registran unas determinadas características climatológicas.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Adelantar la poda podría ayudar a prevenir enfermedades de la madera en la vid