El acuerdo no convence ni a los productores de miel

Temen que solo sirva para que las grandes industrias envasadoras puedan comprar barato y aumentar sus márgenes a costa de los apicultores


Los productores de miel han sido los últimos en poner el grito en el cielo con este convenio. Este establece que se podrán importar 45.000 toneladas de este producto al año libre de aranceles. «Una mala noticia en un contexto especialmente adverso», aseguró el responsable del sector apícola de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganadero (COAG), Ángel Díaz. Explica que los profesionales se enfrentan a la peor campaña de producción de miel de primavera de los últimos quince años, pues esta se situará entre el 20 y el 40 % de la cosecha de un año normal. «Un invierno excesivamente seco, con bajas e irregulares precipitaciones de lluvia y fuertes variaciones en las temperaturas han provocado una primavera fallida y nefasta», insiste Díaz.

A ello hay que sumarle el impacto que, en su opinión, tendrá el acuerdo con Mercosur. Sostiene esta confederación que Argentina, Brasil y Uruguay son potencias apícolas a nivel mundial que, ahora, podrán inundar el mercado europeo con 45.000 toneladas de miel. El pasado año, la UE importó 34.541 toneladas de miel a esos países, lo que significa que la totalidad de lo que se está importando entraría ahora sin pagar aranceles, «presionando a la baja los precios en el mercado interno», lamentan en COAG. «El año pasado, el precio medio de entrada de la miel origen Mercusur fue de 2,46 euros por kilo, mientras que los costes de producción en España fueron de 2,92 euros kilo. No nos negamos a que venga miel de fuera de la UE, rechazamos la utilización de este tipo de acuerdos para que un puñado de grandes industrias envasadoras puedan comprar barato y aumenten sus márgenes de beneficio a costa de los apicultores de ambos lados del Atlántico", concluyen.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

El acuerdo no convence ni a los productores de miel