Detectan restos de antibióticos en el agua que consumen las vacas gallegas

Un estudio de la USC concluye que las concentraciones son muy bajas y no suponen riesgo alguno para el consumidor


Redacción / La voz

No es nada nuevo que nuestras aguas no están todo lo limpias que deberían. Que a ellas llegan a diario restos de los miles de sustancias diferentes que consumimos y que no son biodegradables. Mares, ríos, lagos y pozos tienen restos de productos químicos y, de hecho, explican desde el departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Santiago, recientes estudios han detectado la presencia de antibióticos en las redes de abastecimiento de agua potable. Así que no es de extrañar, tampoco, que el agua que consumen nuestros animales presente los mismos contaminantes. Este grupo realizó entre el 2015 y el 2016 un estudio, que acaba de publicar, para determinar si en las aguas que consumían las vacas de 118 granjas de Lugo estaban presentes hasta un total de 19 fármacos diferentes. La respuesta es afirmativa. Pero también lo es que las concentraciones medias son demasiado bajas como para causar un efecto directo en las vacas o suponer un riesgo para el consumidor. 

El estudio no echa la culpa de la contaminación a los productos que usan con los animales. Durante un período de nueve meses, los investigadores tomaron muestras de agua de 118 granjas lecheras de la provincia de Lugo. En cincuenta de ellas, había presencia de, por lo menos, uno de los fármacos que se estaba estudiando. Fueron los compuestos antimicrobianos, más conocidos como antibióticos, los que se detectaron con mayor frecuencia, en particular, el trimetoprim. «El estudio no puede echar la culpa de esta contaminación a los productos que se usan con los animales, porque también son sustancias que utilizan las personas», explica Carolina Nebot, una de las participantes en esta investigación. Quiere dejar muy claro que las concentraciones detectadas «son muy bajitas y hay que tener en cuenta que son aguas de explotaciones ganaderas, pensadas para consumo animal», añade. Explica que una vaca lechera consume unos 150 litros de agua y que «si todos los días toma estas bajas dosis de medicamento puede acabar desarrollando alguna resistencia bacteriana». Pero también insiste en que, en ningún caso, «se puede decir que estos medicamentos pasen a los humanos cuando consumen su carne o puedan hacernos algún año». 

El objetivo de este estudio era demostrar «que los fármacos están en todos lados». Y ha revelado datos como que hasta en el 41 % de las muestras había restos de 16 tipos de medicamentos diferentes. Además, dos o más sustancias fueron detectadas en el 15 % de las muestras de agua y, de hecho, tres de ellas contenían una mezcla de cinco compuestos. También se descubrió que estas concentraciones eran menores durante los meses de más lluvia, lo que quiere decir que estas sustancias se diluyen. La principal conclusión es que los niveles detectados en las aguas son demasiado bajos como para tener consecuencias sobre la leche que producen, pero sí que puede causar efectos sobre la miocrobiótica de las vacas, ayudándoles a desarrollar resistencias a determinadas bacterias. 

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167880919301112

Más contaminación urbana que agrícola

Desde la universidad gallega también quieren dejar muy claro que no son las explotaciones ganaderas las principales responsables de la contaminación de las aguas. De hecho, una tesis elaborada por Alejandra Iglesias Tilve en el 2014 estudió la contaminación generada en zonas con grandes explotaciones ganaderas y en otras más urbanas. La conclusión final es que «las zonas rurales y con actividad ganadera no contaminan en la medida en la que cabría esperar, ya que son los puntos próximos a las depuradoras de aguas los que soportan mayor densidad de contaminación», relata. Y es que los resultados demostraron que son las estaciones depuradoras de aguas los lugares en los que se concentran un mayor número de medicamentos, posiblemente, debido a la falta de eficiencia en la eliminación de estas sustancias durante el tratamiento que reciben las aguas. 

https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=121311

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

Detectan restos de antibióticos en el agua que consumen las vacas gallegas