La aceleradora alimentaria atrae ya a empresas y científicos de la provincia

El jueves finalizó el plazo de solicitudes y ahora comienza la selección de 6 proyectos


Santiago / la voz

Desde hoy comienzan a valorarse los proyectos presentados hasta el jueves para la primera edición de Business Factory Food. Esta es la primera aceleradora para promover nuevos proyectos y fortalecer el emprendimiento innovador y la proyección internacional de la industria alimentaria gallega, tal y como la presentó la Consellería de Economía.

Javier Álvarez Osuna, del Clúster Alimentario de Galicia, entidad que la coordinará y gestionará, manifestaba cuando faltaban pocas horas para cerrar la recepción de solicitudes, el jueves pasado, que esperaban arrancar con unos 50 proyectos. Se seleccionarán 18. Se prevé su exposición pública, para su evaluación, el 28 de junio, en Santiago, avanza Norberto Penedo, director del área de competitividad del Igape. De ahí saldrán los seis primeros para acelerar. Varias empresas, científicos de grupos de investigación, e instituciones radicadas en la provincia, apoyan esta iniciativa. Los proyectos para acelerar, según la Xunta, deben estar relacionados con retos tecnológicos o de innovación que el sector demande: desde la predicción de la necesidad de productos, a la economía circular, el etiquetaje inteligente, o implantar sistemas digitalizados de calidad, entre otros.

Business Factory Food se presentó en las universidades de Santiago y A Coruña, y en otros espacios de interés de la comunidad. El conselleiro Francisco Conde resaltó en su lanzamiento que el sector agroalimentario gallego es la tercera industria en volumen de exportaciones en la comunidad: cuenta con 2.400 empresas con 27.000 empleos; de las que 1.284 vendieron productos y servicios al exterior y representaron el 7,3 % del PIB autonómico en el 2018. Esta aceleradora pretende potenciarlo.

En la Universidade da Coruña la presentación tuvo una importante respuesta de investigadores relacionados con áreas económicas, de ingeniería e informática, destaca Álvarez Osuna. En la de Santiago, se hicieron notar grupos de los centros de investigación en química, medicina, tecnologías inteligentes y biología, que se dedican al campo alimentario, señala Montserrat Camiña, que dinamizó la presentación en la ciudad; y las tecnologías de la alimentación en Lugo. Además, acudieron representantes de empresas del sector, y alguna de ellas señalaron proyectos propios que tienen pendientes de ejecutar por diversas causas, pero que estarían en disposición de apoyar y acelerar si algún emprendedor se lo propone con una idea que vean viable.

Proyectos maduros

«Para esta primeira fase interesan especialmente proxectos medianamente maduros, que poidan pasar directamente a aceleración, non proxectos en fase aínda experimental. Tamén teñen atractivo empresas filiais promovidas por institucións (spin-off) ou por outras empresas (spin-out, indica Patricia González Alonso, del área de Valorización, Transferencia e Emprendemento de la USC, tras asistir a las dos presentaciones en esta institución.

Norberto Penedo destaca que para esta aceleradora «hai un orzamento de 5,5 millóns para catro anos». Tras seleccionar los 6 primeros proyectos en junio «na segunda edición haberá dúas fases: unha semellante a esta primeira, onde se seleccionarán 10 novos proxectos para acelerar e 6 para consolidar. E nunha última edición a previsión é de 10 para acelerar e 10 para consolidar. En total Business Factory Food pretende promocionar 42 proxectos para potenciar o sector alimentario galego», sostiene.

Business Factory Food se suma a otras aceleradoras ya en marcha en Galicia, como la de la automoción (BFAuto), la aeronáutica (BFAero), o la de biotecnología (Bioincubatech).

Instituciones, universidades y firmas de referencia impulsan esta iniciativa

 

 

La aceleradora alimentaria de Galicia, Business Factory Food, la promueve la Xunta a través del Igape, Xesgalicia y Gain. La dinamiza el Clúster Alimentario de Galicia (Clusaga) con colaboración de la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca; ambas entidades tienen la sede central en Santiago). Ocho empresas de referencia del sector alimentario gallego se implican activamente para que prospere la iniciativa, de las que dos tienen su sede en la provincia coruñesa, la cooperativa CLUN, y Calvo Conservas. Las otras son Bodegas Martín Códax, Nueva Pescanova, Clavo Food Factory, Torre de Núñez, Quescrem y Kiwi Atlántico.

Además, entre las firmas impulsoras, que ponen a disposición medios técnicos e infraestructuras, constan 12 entidades e instituciones, de las que la mayoría están radicadas en la provincia: son las universidades de Santiago y A Coruña, el Instituto Tecnológico de Galicia, la Fundación Feuga, la Cámara de Comercio de Santiago, el Centro de Supercomputación de Galicia, Coremain y la Asociación Empresarial do Tambre. Y además están la Universidade de Vigo, Anfaco-Cecopesca, Gradiant y ASM Soft. El objetivo común es apoyar y fomentar el emprendimiento innovador que incremente la competitividad del sector en todos los ámbitos y mercados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La aceleradora alimentaria atrae ya a empresas y científicos de la provincia