El campo alista soldados contra el invasor

Voluntarios se organizan para atacar y erradicar las acacias en la comarca de O Ribeiro

La acacia es una especie invasora originaria de Australia
La acacia es una especie invasora originaria de Australia

Santiago de Compostela

A veces no queda otra que ir a la guerra. Sobre todo si el enemigo se expande indiscriminadamente por el territorio, como una tribu de bárbaros. Desde hace ya tiempo, grupos de voluntarios se han organizado en la comarca de O Ribeiro para combatir la invasión de mimosas, la Acacia deabalta. Una especie que ha colonizado zonas bajas y medias de toda Galicia, ampliamente extendida en toda la comunidad, y que ha avanzado en esta área productora de vino. Sus varas se han utilizado para atar y guiar los viñedos. Pero ahora constituyen un problema. «La mimosa impide de la vegetación natural debido principalmente a su facilidad para germinar y rebrotar después de los incendios y a su rápido crecimiento; su erradicación es difícil y costosa». Así lo describe literalmente el catálogo español de especies exóticas invasoras del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Las brigadas desacaciadoras son una iniciativa de la asociación ecologista Verdegaia. Hacen hasta tres batidas por mes. Este mismo año, en un monte de la aldea de Lentille, en el concello ourensano de Cenlle, fueron hasta una zona que estaba en abandono desde los años setenta, y en la que ya habían trabajado en el 2018. La intervención era manual y tenía un objetivo: eliminar los pies de la acacia para mantener los árboles autóctonos que habían conseguido sobrevivir, como los carballos. «Os actuais propietarios querían recuperar os valores naturais da zona, a súa biodiversidade, e os canais e pozos de rego antigos», explica Joám Evans, el portavoz. Las brigadas han hecho también trabajos en los concellos de Beade y de Leiro, además de otras áreas de Valdeorras y del concello de Lousame, en A Coruña.

Galicia está ahora pendiente de definir su regulación. De hecho, Medio Rural se encuentra a la espera de los datos definitivos del inventario nacional de especies de crecimiento rápido, que depende del ministerio. Y a partir de ahí, definirá su posición en el Plan Forestal de Galicia, en fase de alegaciones, y pendiente aún de aprobarse. Hasta ahora, el Gobierno incluía a la mimosa como una especie invasora, y por tanto prohíbe su venta, su transporte, su uso y su plantación, aunque en la práctica no se haga, porque casi nadie la planta.

 La batalla contra la acacia también se libra en el ámbito científico. Jonathan Rodríguez, investigador de la Universidad de Vigo, es una de las personas que ha estudiado la proliferación de las mimosas en los últimos años. «Es una especie que afecta a la biodiversidad de plantas y animales, sobre todo invertebrados; modifica completamente el suelo y es una planta que absorbe mucha agua y reduce los recursos hídricos, lo que impacta en toda la zona», explica. Aunque no se ha probado todavía en Galicia, se ha documentado científicamente que, en otras zonas de la península, la mimosa es huésped de insectos que transmiten bacterías que son gravemente perjudiciales para los cultivos. Un problema existente ya en Portugal.

 Los estudios indican que las heladas del invierno le afectan de forma considerable, sobre todo en la floración, pero concluyen que se trata de una especie que puede aclimitarse incluso a alturas que no alcanzan en Australia, su país de origen. De hecho, ya hay mimosas en la Serra do Courel, a unos mil metros. «Portugal está teniendo graves problemas con la invasión de varias especies de acacias; yo creo que sería muy importante que uniésemos esfuerzos, porque atajar una proliferación que afecta a la península», explica Jonahatan Rodríguez.

Las brigadas descaciadoras volvieron el tercer fin de semana de abril a la zona de Ridimoas, en Beade. El trabajo de los voluntarios no solo consiste en cortar y sacar las ramas, sino que echan un herbicida directamente sobre el resto del tronco. Es la vía más eficaz, porque el desbroce sin aplicar un tratamiento es incluso contraproducente, porque rebrota dada la estructura de las raíces, y aparecen más ejemplares con el tiempo. Otra alternativa es quitar la corteza de la mimosa para que se seque desde la raíz, pero los expertos recomiendan el uso de herbicidas. 

En la península, Pontevedra y Ourense son dos de las provincias españolas con mayor presencia de acacias, una especie proveniente de Australia, y que se introdujo en Europa en la primera mitad del siglo XIX con fines ornamentales. Se trata de una planta muy rústica, poco exigente en suelo, y capaz de rebrotar después de los incendios. Quizá eso explique también su éxito invasor en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El campo alista soldados contra el invasor