Óscar Olarte, en Mundos digitales: «Hay que digitalizar la catedral de Santiago y todo el patrimonio español»

Mila Méndez Otero
mila méndez A CORUÑA / LA VOZ

SOCIEDAD

Mila Méndez

Es el director general de MR Factory, especializada en escenarios virtuales, empresa que ha trabajado en «La casa de papel» y construye platós en Singapur o la India

07 jul 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Si vuelven a ver La casa de papel, fíjense bien en las escenas que transcurren dentro de un coche. La compañía que cofundó Óscar Olarte, MR Factory, se encargó de realizar sus escenarios virtuales, donde nada es lo que parece. «La idea es que no lo sepáis. Si no, no estaríamos haciendo bien nuestro proyecto», cuenta. El asesino de los caprichos o Un mundo normal son otras de las producciones españolas en las que trabajaron. En el mercado asiático han descubierto un filón. Construyen platós en Singapur, Indonesia o la India. Una revolución de la que habló en el congreso Mundos Digitales, en A Coruña.

—¿Qué es una producción virtual?

—La tecnología y la potencia de computación han permitido teletransportar a los actores a otros escenarios, a otros mundos, a otras localizaciones con todas las posibilidades creativas mientras reduces costes. Se utilizan para series, anuncios o películas que de otra forma no serían posibles por presupuesto.

—¿Se pierde realismo?

—Hoy no, hoy estáis viendo muchas series norteamericanas que utilizan estos platós. En ningún caso pensarías que están siendo realizadas con técnicas de producción virtual porque la calidad ha llegado a un nivel de fotorrealismo que es indistinguible. Tenemos una prueba: rodamos el mismo corto en real y en virtual. Es difícil para un espectador normal saber cuál es cuál.

—¿Por qué han apostado por el mercado del sudeste asiático?

—En España al público le gustan los realities y el deporte, fundamentalmente, pero en estos países están enchufados a las series diarias. En Indonesia se producen 60 telefilmes al mes, nosotros estamos produciendo allí tres mensualmente y nuestro objetivo es llegar a 30 al mes el año que viene. Las series van a ser más internacionales, se podrán desarrollar partes en España sin tener que mover a los actores.

—¿De qué se encarga su equipo?

—De la construcción de los escenarios virtuales. Hemos desarrollado un proyecto en colaboración con distintas instituciones de forma que se construyan por artistas digitales que viven en la España vacía. Lo hicimos con éxito en la ceremonia de apertura de la final de la UEFA Champions League 2021. Por el covid, hubo que hacerla en virtual y contratamos a gente a la que previamente formamos. Hay 60 millones de artistas 3D en el mundo. La construcción de gemelos digitales no solo abarca el cine y los videojuegos, también la industria, el turismo o el patrimonio. Va a haber una demanda muy importante de mano de obra especializada.

—En A Coruña va a crearse el plató virtual más grande de España, en la Cidade das TIC, ¿cómo valora esta oportunidad?

—Tenemos la masa crítica de profesionales para incorporar producciones internacionales también aquí en una industria que está creciendo un 38 % anual. Estos platós son muy positivos.

—¿En qué puede ayudar un gemelo digital al patrimonio?

—Gracias al videojuego Assassin's Creed, para el que hicieron un gemelo digital de la catedral de Notre Dame justo unas semanas antes del incendio, han podido reconstruir hasta la última piedra, exactamente como estaba. Por favor, no tentemos, pero hay que digitalizar la catedral de Santiago. Queremos proponer la digitalización del patrimonio histórico de España, no solo para la preservación, también para su mantenimiento. Con su gemelo digital podemos ver si se está inclinando, por ejemplo. Además, también podemos promocionarla. Hoy, antes de construir muchas fábricas se hace primero un gemelo en 3D para probarlas digitalmente.

—¿Qué escenarios son susceptibles de ser virtualizados?

—Todos. He escrito el primer capítulo del manual de producción virtual de la Visual Effects Society y acabo de redactar el libro blanco de la Spain Film Commission, editado en junio, sobre producción y localizaciones virtuales. En ambos establecemos las mejores prácticas de cómo convertir cualquier localización en virtual. Se ha convertido el Escorial como parte de esta iniciativa.

—¿Qué pasa con la magia del cine?

—El cine siempre ha sido engañar. El propio actor no es esa persona que nos dice ser. Siempre ha estado relacionado con la tecnología. Primero fueron los estudios del Hollywood dorado, después salieron a las localizaciones y ahora estamos digitalizando lo que ocurre dentro de las escenas.

—¿La inteligencia artificial acabará sustituyendo todos los oficios?

—Te puede hacer 100 guiones, ¿cuál es el bueno? En el cine es un acelerador, pero no creo que podamos programar una película. Si no, le vas a tener que decir a la propia inteligencia artificial que llame y se la venda a los estudios.