Los móviles estarán vetados en los colegios gallegos durante toda la jornada

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

M.MORALEJO

El protocolo de la Xunta, que se ultima en estos momentos, empezará a funcionar tras la Navidad

29 dic 2023 . Actualizado a las 18:58 h.

Los alumnos de los centros educativos gallegos no podrán usar el móvil en los mismos durante la totalidad de la jornada escolar. Así lo recoge el protocolo que entrará en funcionamiento tras las vacaciones de Navidad y cuyo borrador fue entregado ayer a la Xunta Autonómica de Directores, organismo en el que están representadas las direcciones de los centros públicos.

Hasta ahora la limitación vigente (en vigor desde el año 2015) aludía solamente a los períodos lectivos. Pero en vista de la demanda social y de los movimientos creados entre padres de alumnos, alertando de los problemas que el uso de estos dispositivos acarreaba a los menores, se ha decidido ampliarla. Tal y como indica la Xunta, ahora no se permitirá tampoco el empleo libre de estos dispositivos en los períodos no lectivos, como son las entradas y salidas del centro, el tiempo de recreo, el comedor escolar y los períodos dedicados a las actividades complementarias y extraescolares.

Esta limitación empezará a operar en la reanudación de las clases en aquellos centros educativos sostenidos con fondos públicos. En el caso de los centros que imparten enseñanzas de FP de grado superior, de régimen especial (como escuelas oficiales de idiomas o conservatorios, entre otros) y de adultos podrán no aplicar esta medida en esas etapas, si así lo consideran. De acuerdo con su autonomía organizativa, estos centros tendrán la facultad de adaptar el protocolo en lo relativo a las limitaciones establecidas en los períodos no lectivos.

El protocolo incluye algunas excepciones a la norma general. Así señala que se permitirá «el empleo proporcionado y razonable de los dispositivos por cuestiones de necesidad, médicas o de otra índole, siempre por motivos justificados». Estos usos deben atender a las circunstancias concretas y ser autorizados por la dirección del centro. El documento mantiene además la otra gran excepción que ya operaba en la norma anterior: la posibilidad del uso pedagógico de estas herramientas en el aula. Esta será siempre bajo supervisión del profesorado.

El 76 % yo lo hacían

Para la elaboración del protocolo, la Xunta hizo un análisis de la situación, observando cómo gestionaba esta cuestión la comunidad educativa. Tres cuartas partes (el 76 %) ya han restringido el uso de teléfonos móviles en los recreos, pero la Xunta sostiene que es necesario «extender estas buenas prácticas al conjunto del sistema, atendiendo al consenso y a la demanda social manifestada».

El protocolo se cerrará definitivamente en los próximos días y será remitido a todos los centros. Además, los servicios de Inspección Educativa serán los encargados de prestar el asesoramiento necesario a los centros y la supervisión en la adaptación al nuevo texto. En paralelo, se iniciarán los trámites oportunos para la actualización del Decreto 8/2015, por lo que se desarrolla la Ley 4/2011, de convivencia y participación de la comunidad escolar en materia de convivencia.