Una técnica pionera reconstruye el abdomen con músculos de la espalda y el muslo en Barcelona

álvaro soto COLPISA

SOCIEDAD

HOSPITAL DE SANT PAU | EUROPAPRESS

La novedosa operación, realizada hasta ahora en cinco pacientes, permite recuperar la función perdida en la zona

09 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El Hospital Sant Pau de Barcelona ha logrado reconstruir la pared abdominal de cinco pacientes con músculos de su espalda y de sus muslos, una técnica pionera en todo el mundo que ha permitido devolverles la funcionalidad a esta zona del cuerpo. La reconstrucción quirúrgica abdominal se ha llevado a cabo en enfermos que habían sufrido resecciones oncológicas (extracciones de órganos o tejidos cancerosos) o secuelas de traumatismos, de radioterapia o de operaciones anteriores.

El nuevo modelo no solo reemplaza la parte muscular lesionada o resecada, sino que además, permite al músculo contraerse tras un período de tiempo de la misma forma que el original, una vez culminado el proceso de reinervación (la acción que ejerce el sistema nervioso sobre las funciones de los demás órganos del cuerpo), lo que proporciona una función exactamente igual a la perdida. De esta manera, la ventaja es doble: se recupera calidad de vida y también aumenta la supervivencia.

A la primera paciente, Maria Rosa Vergés, que tenía graves problemas en la pared abdominal tras un accidente de coche, se le ha insertado músculo de la espalda. Los otros cuatro presentaban sarcomas (un tipo de tumor maligno): con tres de ellos se ha utilizado un músculo grácil (situado en la parte interna del muslo) y al último, un músculo vasto lateral (una parte del cuádriceps). «Ahora puedo caminar y nadar otra vez», dijo Vergés durante la presentación de esta técnica.

Todas las zonas en las que se realizan las extirpaciones «tienen una musculatura suficiente para completar la ausencia y por tanto, los pacientes pueden hacer una vida normal», señala el doctor José Antonio González, jefe de Cirugía General y Digestiva del Sant Pau. Hasta ahora, a estos pacientes se les colocaba una malla que sujetaba los órganos internos, y después se cubría la zona con piel, pero esa técnica suponía la pérdida de los músculos abdominales.