El protagonismo en los anuncios de juguetes siguen teniéndolo las niñas

María Viñas Sanmartín
maría viñas REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

iStock

El sexismo se ha reducido por primera vez en España en este tipo de publicidad, pero aún sigue habiendo segregación por género

09 oct 2023 . Actualizado a las 20:09 h.

Casi un año después de que el sector juguetero se comprometiese con el Gobierno a desterrar de su publicidad los estereotipos sexistas, el Ministerio de Consumo ha hecho balance y el resultado apunta maneras: por primera vez en España, este tipo de discriminación ha descendido en los anuncios de juguetes, celebró este lunes el ministro Alberto Garzón, pero aún queda camino por andar, advirtió: sigue existiendo segregación por género y el protagonismo principal todavía recae en las niñas.

El nuevo código deontológico de la publicidad infantil de juguetes entró en vigor a principios del pasado diciembre, a las puertas de la campaña navideña, proclamando la prohibición de los anuncios de muñecas y cocinitas en los que solo saliesen niñas. Aunque la letra pequeña resultó ser menos tajante —«se evitará», «se promoverá», «se fomentará»—, el espíritu era en definitiva el mismo, que las muñecas no son (solo) para niñas y que los coches no son (solo) para niños. Un repaso a la práctica constata que era más que necesario ponerse al día: según un análisis de los tres últimos años elaborado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), en los anuncios de juguetes sigue subyaciendo una clara segmentación por sexo en función del producto anunciado.

Los niños observan o ayudan

En categorías de acción, bélicas o de motor, la presencia de niños sigue siendo mayoritaria en los anuncios, y en aquellos juguetes que tienen que ver con el universo de los cuidados y de la moda el protagonismo principal todavía es femenino. En relación con estos juguetes tradicionalmente considerados para niñas, cada vez se registra un mayor coprotagonismo, pero el papel de los niños suele ser más pasivo o subsidiario, observadores o ayudadores de ellas, que son las que protagonizan la actividad», observa el informe, que también delata diferencias afianzadas en la locución: los anuncios tradicionalmente dirigidos a niños continúan siendo introducidos por voces masculinas y los dirigidos a niñas, por voces femeninas.

«El peso predominante y hegemónico de las niñas en los anuncios de muñecas era previsible, pero llama la atención que los juguetes del entorno profesional se asocien también mayoritariamente con ellas», señala el trabajo. «La razón está en el tipo de actividad simulada, mayoritariamente referida a prácticas relacionadas, desde una visión tradicional, con la ocupación femenina, bien porque se asocian al sexo de quien las realiza bien en coherencia con el perfil femenino destinatario: cajeras, peluqueras, cocineras, camareras, floristas, estilistas, pero también enfermeras o doctoras de muñecas», deduce.

Donde sí se han percibido avances es en los spots de juegos de mesa, de rol y de simulación. También, en los de construcciones, maquetas y puzles, en los de dispositivos electrónicos y de temática educativa, y en los de actividades deportivas y al aire libre, protagonizados, cada vez más, tanto por niñas como por niños. La distinción por sexos ha comenzado además a difuminarse en la paleta cromática: la clásica dicotomía rosa-azul ha sido sustituida por tonalidades neutras y menos definitorias, imponiéndose un uso más transversal. «La evolución de la publicidad hacia un modelo más inclusivo, aunque todavía muy segmentado y estereotipado, se refleja también en la mayor variedad de beneficios mencionados en el argumentario para poner el valor los juguetes —añade el informe—. El disfrute, la habilidad o el cuidado aparecen de forma progresivamente más igualitaria entre niños y niñas».

Para el estudio se analizaron más de 800 anuncios emitidos en televisión, con el foco puesto en el último año. No obstante, también se tuvo en cuenta que muchos de los anuncios ya estaban rodados antes de que se pactase el nuevo código para ser difundidos en Navidad, con lo que podrían permanecer en ellos algunos sesgos tradicionales.

Las muñecas y los muñecos acaparan los anuncios

Cuatro de cada diez juguetes anunciados son muñecas y muñecos, seguidos a bastante distancia por juegos de mesa, de rol o de simulación (13,7 %), y por los vehículos, incluyendo tanto los modelos a escala, semovientes o estáticos como los capaces de transportar a menores, como coches, patines o bicicletas (10 %). Registran también una presencia significativa en los anuncios de televisión aquellos juguetes y elementos que están relacionados con el entorno profesional (7,3 %) y con el doméstico (6,9 %), es decir, con las actividades que en esos entornos se realizan.