Galicia, el refugio climático de la Península

SOCIEDAD

XOAN CARLOS GIL

El termómetro en la comunidad gallega estará por debajo de los 30 grados durante la intensa ola de calor en el resto de España

07 jul 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Galicia es la comunidad atlántica. Su ubicación representa una bendición en todos los sentidos. Nuestras aguas no solo son algunas de las más productivas del planeta gracias al fenómeno del afloramiento, sino que las influencias oceánicas se traducen en lluvias muy generosas.

En los próximos días se va a comprobar, además, porque el noroeste peninsular se encuentra entre las mejores zonas del mundo para vivir en el contexto actual de calentamiento global. Esto no quiere decir que Galicia no asea vulnerable. Al contrario. Si, por ejemplo, la desertificación que avanza desde el sur llega al norte, Galicia sufrirá las consecuencias más que ninguna otra región de España ya que se produciría un cambio muy radical del clima. Y es que salvo algunas zonas del sureste de la comunidad, que reúne características de un clima mediterráneo, el resto es puramente oceánico y la naturaleza gallega está adaptada a esas condiciones. La desertificación provocaría verdaderos estragos en todos los ámbitos.

Dicho esto, una de las predicciones de los modelos climáticos señala que las olas de calor serán cada más intensas. África se calienta más que otras regiones de la Tierra y, como consecuencia, cada vez llegará aire más cálido del continente africano. Es exactamente lo que va a suceder durante los próximos días. Ahora mismo se debate sobre la posibilidad de que la ola de calor que se va a declarar en los próximos días pueda dejar nuevos récords de temperatura en algunas zonas del sur y el este de España. El origen del inminente episodio de temperaturas extremas es una dorsal anticiclónica que se encargará de transportar esa masa de aire caliente. 

Sin embargo, Galicia será sin duda el gran refugio climático en este episodio de temperaturas extremas. Y será así gracias al viento de componente oeste que precisamente se encarga de que el Atlántico evite que llegue la masa de aire africano al mismo tiempo que suaviza las temperaturas. 

Es verdad que esta tarde y mañana llegará un frente muy débil que dejará un tiempo más húmedo que impedirá que se pueda disfrutar de la playa, pero a partir del domingo se recupera la influencia de las altas presiones. De este modo, se espera una mejoría de las condiciones meteorológicas, pero sin sufrir el calor extremo que se espera para el resto de la Península.

La previsión a medio plazo señala que las máximas estarán por debajo de los 30 grados en todo momento, incluso en la provincia de Ourense. Mientras, en la mitad oeste de la comunidad los valores diurnos estarán por debajo de los 25. Para lo que se avecina, el debilitamiento del anticiclón resulta de lo más beneficioso.