Emilio Froján, el empresario gallego que sale con Andrea Levy

Martín Bastos REDACCIÓN

SOCIEDAD

cedida

El joven, natural de Caldas de Reis y de 32 años, acudió con la política el pasado domingo a ver a jugar al Valladolid

07 jun 2023 . Actualizado a las 09:31 h.

Parece que con la llegada de junio, no solo ha aflorado la relación que oficializó José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, con la joven Teresa Urquijo, 22 años más joven que él. En las últimas horas ha trascendido que su compañera de partido y en el ayuntamiento, Andrea Levy, también estaría de nuevo enamorada. En este caso, la relacionan con un joven gallego, Emilio Froján, un empresario natural de Caldas de Reis de 32 años. A los dos se les vio el pasado fin de semana en la tribuna del estado José Zorrilla donde se disputó el Valladolid-Getafe que terminó con los pucelanos en Segunda División. 

Todo apunta a que la pareja se habría conocido hace unos meses en un foro de empresarios al que acudió Froján, que cuenta en su haber a pesar de su juventud con numerosos reconocimientos por su emprendimiento. Entre sus empresas está la marca de motos eléctricas Velca, que nació en el año 2020. Además fue elegido por la revista Forbes como una de las 100 personas más creativas de España, recibió el premio nacional de Markéting y a la mejor marca de motos eléctricas de Europa en los Global Green Business Awards. 

La delegada del área de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno municipal, Andrea Levy posa a su llegada a la ceremonia de entrega de la décima edición de los Premios Platino
La delegada del área de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno municipal, Andrea Levy posa a su llegada a la ceremonia de entrega de la décima edición de los Premios Platino Daniel Gonzalez | EFE

De Froján, al que Andrea Levy ya estaría presentando como su pareja oficial a sus más cercanos, se sabe que vivió en Caldas de Reis hasta los 18 años, cuando se mudó a Santiago para iniciar los estudios universitarios. Él mismo contó en una entrevista a La Voz que siempre estuvo muy vinculado al sindicalismo estudiantil y su vocación política le llevó a militar en un partido. Solo tres meses. Pero no desvela en cuál: «Me llevo bien con todos y tengo fama de no casarme con nadie».

En ese momento recordaba que esas experiencias universitarias influyeron mucho en su vida actual. Recuerda que participó activamente en Aiesec, la asociación de estudiantes más grande del mundo. «Yo era muy malo en inglés. Aunque había tenido becas para ir a Reino Unido y Canadá lo tenía atragantado», pero lejos de rendirse, y siendo todo su equipo en inglés, luchó para mejorar. Antes de Velca trabajó en Madrid y en Alemania, donde fabricaba patinetes eléctricos. «Siempre me gustaron los sitios con autonomía, con estructuras pequeñas, donde puedes equivocarte, viajar, no encasillarte, innovar y emprender. Eso son las startup, que acaban siendo empresas», aseguraba. 

En mayo del 2022 aseguraba que su vida era «caótica, sin horarios» y que no tenía tiempo para el amor, aunque sí que le gustaría tener hijos y pareja. Quien sabe si ahora, después de conocer a Andrea Levy, la cosa ha cambiado.