Sequía en España: abril puede acabar como el más seco desde que hay registros

SOCIEDAD

MORELL | EFE

La Agencia Estatal de Meteorología señala que no se observa lluvia en el horizonte

16 abr 2023 . Actualizado a las 09:50 h.

Los refranes climáticos asociados a los meses del año deben ser asumidos como una referencia sobre de qué forma se puede comportar el tiempo, pero no como una verdad absoluta. Para empezar porque a la atmósfera le encanta el caos y nunca suele comportarse como se espera. Por otra parte, el cambio climático está restando más valor todavía al refranero. El caso de abril es un buen ejemplo.

La Agencia Estatal de Meteorología ha publicado que «en los doce primeros días de abril, tan solo se han acumulado en España 3 litros por metro cuadrado. Una cantidad muy inferior a lo normal para este período. Hasta ahora, el abril más seco de la serie histórica es el de 1995, con 23 litros acumulados en todo el mes. En prácticamente todo el país las lluvias están por debajo de la media y en amplias zonas del sur y este de la Península no llegan ni a la cuarta parte de ese promedio normal».

Parte de las precipitaciones que cayeron durante el mes se concentraron precisamente en la comunidad gallega, aunque también en otras regiones del norte. «Navarra es la zona donde registramos mayor acumulación de precipitación a nivel nacional. En algunas zonas se superan puntualmente los 100 litros, aunque la acumulación es inferior a la media», informa desde la delegación navarra de la agencia meteorológica.

Dada la situación actual, la propia Aemet reconoce que «si la última semana del mes no es muy lluviosa, podríamos acabar abril del 2023 como el más seco de la serie».

La lluvia no aparece ni a medio ni a largo plazo. Tampoco en el pronóstico estacional. «El trimestre mayo-junio-julio tiene una mayor probabilidad de ser más cálido de lo normal y, aunque no está claro qué sucederá con las precipitaciones no parece probable, salvo que mayo sea extraordinariamente lluvioso, que salgamos de la sequía meteorológica esta primavera», sostienen desde la Aemet.

Volviendo a los refranes, el mes que viene el mítico «como agua de mayo» sí que va a tener mucho sentido este año. España afronta un trimestre decisivo. Lo que está en juego ya no es salir de la sequía meteorológica, algo que será realmente complicado, sino que la situación no se complique mucho más. Los veranos en la Península suele ser secos y a veces muy secos. También cálidos o muy cálidos. En ambos casos, la sequía se intensificaría de manera muy notable. De esta forma, el otoño llegaría con una urgencia de agua bastante importante.