Cinco rutas en furgoneta o autocaravana para los festivos de Semana Santa

Rebeca Cordobés REDACCIÓN

SOCIEDAD

Furgonetas y autocaravanas aparcadas en la playa de Razo, en Carballo
Furgonetas y autocaravanas aparcadas en la playa de Razo, en Carballo Ana Garcia

Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo, Domingo de Resurrección... Llega el puente más esperado para quienes no han tenido vacaciones esta primavera. ¿Apetece una escapada? Viajar por carretera en estos vehículos que se han convertido en casas rodantes es una alternativa económica, sin preocupaciones por el alojamiento y que permite adaptarse a la previsión meteorológica, aunque ya adelantamos que será excelente, al menos en el norte de Galicia

06 abr 2023 . Actualizado a las 12:20 h.

Los festivos de Semana Santa llegan para dar un respiro a quienes no han disfrutado de unas vacaciones como en los tiempos de la escuela. Por delante, cuatro jornadas en las que brillará el sol y las temperaturas serán más propias del verano —sobre todo, en el norte de Galicia—. La conjunción del Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección dejan un puente, del 6 al 9 de abril, ideal para dar la bienvenida a la primavera como se merece. Más allá de las procesiones, es el momento perfecto para hacer una escapada y desconectar de la rutina. Pero, ¿y si se te ha pasado el toro y no encuentras alojamiento? ¿Y si no te das decidido por un único destino? La solución la conocen bien quienes viajan en furgoneta cámper, caravana o autocaravana.

Olvidarse de buscar alojamiento, la posibilidad de pasar por varias ciudades e incluso países en pocos días, la libertad de dormir prácticamente en cualquier lugar o de decidir la ruta sobre la marcha... Son algunas de las ventajas de viajar en este tipo de vehículos que se han convertido en auténticas casas rodantes. Un fenómeno que llegó a Galicia de la mano de los turistas extranjeros que encontraron en los aparcamientos, ya fueran frente al mar o en el interior de un bosque, su alojamiento ideal. Y que, impulsado por la pandemia, caló también en la población gallega. De hecho, su éxito es tal que ya hay empresas que se dedican al alquiler de furgonetas camperizadas.

La época, además, es idónea para este tipo de experiencias, ya que la meteorología cambiante de la primavera obliga a modificar constantemente los planes en función de la lluvia. Cuando se trata de improvisar, tener a mano la playa, la montaña o incluso unas cuantas joyas del patrimonio es todo un privilegio.  Eso sí, los viajeros experimentados recomiendan consultar la legislación de cada comunidad autónoma o municipio para asegurarse que está permitido pernoctar en sus calles, así como descargar alguna de las aplicaciones móviles que geolocalizan aparcamientos, áreas de autocaravanas o zonas de servicio.

Turistas alemanes en la playa de Doniños, en Ferrol, en una imagen de archivo
Turistas alemanes en la playa de Doniños, en Ferrol, en una imagen de archivo JOSE PARDO

Viajar en furgoneta o caravana es, además, una forma más económica de recorrer mundo, por lo que permite disfrutar de unas vacaciones sin dejar la cuenta a cero. Como el precio del combustible no ayuda mucho al bolsillo, con la colaboración de varios viajeros experimentados, hemos seleccionado cinco rutas a tiro de piedra para que puedas ahorrar, por ejemplo, para los conciertos y festivales que estos días comienzan a anunciar sus carteles, como O Son do Camiño o el Morriña Fest, y vender sus entradas. Galicia, Asturias, Portugal... ¿Dónde quieres pasar una Semana Santa sobre ruedas?

A Mariña lucense: de Ribadeo al Fuciño do Porco

 La costa de Lugo es una joya aún por descubrir para muchos gallegos, pese a que en los últimos años empieza a ganar protagonismo al convertirse en destino vacacional para famosos de la talla de la actriz Ester Expósito, la influencer María Pombo o la presentadora Belinda Washington, que cada año lleva a un grupo de rostros conocidos a recorrer este litoral en el proyecto Los viajes de Belinda. Sin embargo, antes de la llegada en masa de rostros conocidos, A Mariña lucense era ya un paraíso descubierto para quienes eligen pasar las vacaciones sobre ruedas.

«A mí personalmente me encanta la carretera que recorre la costa de Ribadeo a O Vicedo. Además de que es muy bonita, pasa por playas, como As Catedrais, y acantilados donde siempre hay gente y aparcan muchas furgonetas, que están muy chulos tanto para hacer turismo como para dormir», cuenta Jose, un joven coruñés experimentado en estas aventuras. Su recomendación es ideal para quienes solo disponen de tres o cuatros días libres en Semana Santa, ya que el desplazamiento es corto.

Playa de As Catedrais, en Ribadeo.
Playa de As Catedrais, en Ribadeo. PEPA LOSADA

 Esta zona de A Mariña, situada entre O Vicedo y la frontera con Asturias, cuenta con numerosas zonas de aparcamiento, tanto en núcleos urbanos como Ribadeo como en pequeñas explanadas de tierra pegadas a la costa. Opciones que permiten tanto disfrutar de la comodidad de las villas más turísticas como dormir mecidos por el murmullo del mar Cantábrico. Para quienes viajan en caravana o autocaravana, existen párkings adaptados (algunos gratuitos), ya sea con servicios adicionales como depósitos de vaciado o sin ellos, a lo largo de todo el litoral y en los principales núcleos de población. Además, para quienes buscan una experiencia deluxe o para familias que van con niños, hay dos cámpings en Ribadeo (uno de ellos en Rinlo), tres en Barreiros (uno de ellos muy cercano a la playa de As Catedrais) y uno en Foz.

Otra de las ventajas de esta ruta es que permite visitar varios de los principales atractivos turísticos de Galicia. Aunque O Fuciño do Porco tendrá que esperar al menos hasta verano, ya que el pasado invierno un temporal causó importantes destrozos en la pasarela de madera, sí se puede visitar la playa de As Catedraises necesaria una reserva previa—. Como los viajes en furgoneta o caravana tienen una importante parte de improvisación, cada persona puede hacer las paradas que considere, pero hay lugares en los que vale la pena echar el freno por un rato. La fotogénica Cova da Doncela (Viveiro), los acantilados de papel de Morás (Xove), el Conjunto Histórico Artístico de Sargadelos (Cervo), la playa de San Cosme de Barreiros o el faro de Illa Pancha (Ribadeo) son algunos ejemplos.

Costa da Morte: de Nemiña a Area Maior

 La playa de Nemiña ha ocupado las páginas de actualidad en los últimos debido a la aparición de una planeadora varada. Pero más allá de ser uno de los últimos escenarios de los sucesos relacionados con el narcotráfico que han sacudido Galicia estas semanas, este arenal de Muxía es uno de los lugares favoritos de los turistas que recorren la Costa da Morte en furgoneta, caravana o autocaravana. Cuenta con dos párkings y es el punto de partida de esta ruta por las carreteras del fin del mundo, que termina en la playa de Area Maior, en el límite entre Carnota y Muros.

Playa de Nemiña, en Muxía
Playa de Nemiña, en Muxía XESÚS BÚA

El recorrido, ideal para surferos, atraviesa numerosos arenales donde es posible tanto aparcar como pasar la noche. Además, hay áreas de caravanas y autocaravanas en la playa do Rostro, en el núcleo de Fisterra y en los alrededores de la playa de Carnota. Para quienes viajen con niños o prefieran pernoctar en un cámping, pueden hacerlo en el de Fisterra.

La Costa da Morte es, en general, una zona perfecta para quienes prefieren improvisar y dormir frente a la playa más cercana. En parte, por el hecho de que se trate de una zona a la que aún no ha llegado la masificación turística a niveles como los de las Rías Baixas. Su mar embravecido, sus pueblos marineros y su naturaleza salvaje son los avales de que la experiencia de recorrer sus carreteras valdrá la pena. Sobre todo, si el cielo está despejado, ya que se trata de uno de los mejores lugares de Galicia para ver las estrellas. De hecho, recibió el certificado de Destino Turístico Starlight en Fitur 2023.

Playa de Boca do Río, en Carnota.
Playa de Boca do Río, en Carnota. MARCOS CREO

Una de las principales ventajas de recorrer la Costa da Morte en Semana es que en esta época se puede ver el último atardecer de la Europa continental. Un privilegio que, del 24 de marzo al 23 de julio (y del 18 de agosto al 19 de septiembre) corresponde al cabo Touriñán, en Muxía, algo más al norte que el punto de partida de esta ruta. En otras palabras, un desvío que vale la pena tomar. Otros de los lugares de visita imprescindible son el pueblo de Fisterra con su encanto marinero; la playa de Carnota, que fue reconocida como una de las mejores de Europa por el periódico The Guardian; y la playa de Area Maior, situada en el límite entre Muros y Carnota.

Oriente asturiano: zona de picos de Europa

 Más allá de los recorridos por la costa, la primavera es una buena época para elegir la montaña. Sobre todo porque es rara la Semana Santa que no llegue pasada por agua. La zona de los picos de Europa, en el oriente asturiano, es el destino ideal para esos días en que la previsión meteorológica es cambiante. La cercanía con el playas como las de Llanes, con pueblos de gran valor turístico como Ribadesella o de enclaves naturales como los lagos de Covadonga hacen que el viaje incluye planes para todos los climas, bolsillos, edades y gustos.

Lagos de Covadonga, en los Picos de Europa
Lagos de Covadonga, en los Picos de Europa istock

El propio Parque Nacional de los Picos de Europa cuenta con varias zonas de aparcamiento, sobre todo en los puntos de inicio de las rutas de senderismo, en núcleos como Arenas de Cabrales o en lugares señalados en el mapa turístico como el teleférico de Naranjo de Bulnes. Además, hay áreas de caravanas y autocaravanas en poblaciones cercanas como Covadonga o la capital municipal de Cangas de Onís.

 Esta ruta, al contrario que las anteriores, no tiene un recorrido cerrado, pues dependerá de lo que se quiera visitar en este entorno y de posibilidad de lluvia en Semana Santa. Sin embargo, hay lugares de parada obligada, como los lagos de Covadonga, la basílica o la cueva donde se encuentra la Santina, que es también un lugar de culto y peregrinación. Dentro del parque nacional, se ofrecen además numerosas propuestas de turismo activo. Otra de las experiencias recomendadas por asturianos es subir al teleférico de Naranjo de Bulmes, una localidad de cuento en la que no hay coches.

Playa de Santa Marina, RIbadesella
Playa de Santa Marina, RIbadesella

Más allá de los picos de Europa, es recomendable visitar villas marineras como Ribadesella, donde destacan enclaves como el puerto, la cueva de Tito Bustillo, la Cuevona de Cueves o las huellas de dinosaurios que se pueden ver en los acantilados de Tereñes.

Norte de Portugal: zona de Oporto

La zona de Oporto es otra ideales para la improvisación y para la meteorología propia de la Semana Santa, así como para aquellos viajeros que dispongan de pocos días. Lo ideal en este caso sería aparcar en la propia ciudad o sus alrededores, señalan quienes ya han realizado esta escapada, perfecta para hacer con niños. A partir de ahí, todo es cuestión de coger el mapa, buscar qué hay cerca y elegir el plan que más se adapte.

Oporto cuenta con numerosos párkings donde pasar la noche en furgoneta, como los situados en torno al puente de Luis I. Sin embargo, para vehículos más grandes es recomendable optar por un área de caravanas y autocaravanas, que se puede encontrar tanto en la ciudad (hay una gratuita en la zona de Venda Nova) como en municipios limítrofes, como Vila Nova de Gaia. Además, esta localidad separada de Oporto por el río Duero, existen numerosas cámpings linderos a la costa para quienes busquen una mayor comodidad.

Vistas de Oporto desde Vila Nova de Gaia
Vistas de Oporto desde Vila Nova de Gaia logitravel

 Una de las principales ventajas de esta experiencia es que permite mezclar el turismo activo o de naturaleza con el cultural, ya que a la posibilidad de hacer desplazamientos a enclaves destacados del entorno natural se une el hecho de estar en una de las principales ciudades de Portugal. Cenar junto al Duero, catar el vino de las bodegas de la D.O. Porto, pasear por las calles del casco urbano, degustar las francesinhas, subir a la Torre dos Clérigos, descubrir los jardines del Palacio de Cristal o adentrarse en la librería en la que J.K. Rowling se basó para crear uno de los escenarios de Harry Potter son algunos ejemplos de los planes que se pueden hacer sin salir del municipio.

Para quienes busquen desconectar del ritmo frenético de la ciudad, la mejor opción es optar por pasar el día en alguno de los municipios del entorno. Destacan la villa medieval de Guimaraes, conocida como «la cuna de Portugal»; Braga, donde se encuentra Santuario de Bom Jesus do Monte y su famosa escalera; o incluso Aveiro, denominado como «Venecia portuguesa» debido a sus canales y puentes, donde también se puede disfrutar de una jornada de playa.

Aveiro
Aveiro

Portugal y Salamanca: de Aveiro a Ciudad Rodrigo

 De Aveiro parte precisamente esta ruta, pensada para quienes dispongan de al menos cuatro días libres en Semana Santa, como aquellas personas que hacen puente desde el jueves o las afortunadas que tengan vacaciones. El recorrido es de unos 250 kilómetros y atraviesa Portugal de oeste a este, desde la costa hasta la frontera con Salamanca, provincia en la que se sitúa el final del trayecto, en Ciudad Rodrigo (aunque en función de la disponibilidad de tiempo, ya puestos a chupar carretera, es recomendable llegar hasta Salamanca capital). Además, pasa por puntos de parada obligatoria como la localidad de Viseu, en el centro del país luso, o los Passadiços do Mondego, una serie de pasarelas de madera que atraviesan un entorno natural de ensueño y que ya se han convertido en todo un atractivo turístico.

 A lo largo de toda la ruta existen numerosos aparcamientos y áreas de caravanas y autocaravanas donde pernoctar. En Aveiro destacan las que rodean la ría y las salinas, conde también se pueden encontrar varios cámpings. En Viseu, donde para disfrutar de la comodidad de un cámping es necesario alejarse del centro, se pueden encontrar un par de áreas de caravanas y autocaravanas. En cuanto al entorno de los Passadiços do Mondego, en el municipio de Guarda, las posibilidades se multiplican: tanto en el propio núcleo de población como en los alrededores de la Serra da Estrela, donde se sitúan, hay cámpings, párkings y áreas de caravanas y autocaravanas para dar y tomar. Ya en Ciudad Rodrigo, un cámping y varios aparcamientos dan forma a la oferta de alojamiento sobre ruedas. Para quienes decidan continuar hasta Salamanca, se suman un par de áreas para caravanas, ubicadas en los alrededores de la urbe.

Pozo de los Humos, en Arribes del Duero
Pozo de los Humos, en Arribes del Duero INTERNET

 La principal ventaja de esta ruta es que permite disfrutar de la playa, la naturaleza, el turismo activo y los planes culturales en pocas jornadas. Cada uno de los destinos por los que pasa cuenta con atractivos que los hacen únicos. Las playas y el encanto marinero de Aveiro, las iglesias y callejuelas de Viseu, la naturaleza de Guarda, el patrimonio histórico de la amurallada Ciudad Rodrigo... Además, el hecho de pasar por dos países distintos enriquece aún más, si cabe, la experiencia.

 Para quienes busquen planes de naturaleza, además de las pasarelas en torno al río Mondego, hay una cascada en la provincia de Salamanca, muy cerca de la frontera con Portugal, que bien podría estar situada en el Amazonas. El Pozo de los Humos es un salto de agua de unos 50 metros de altura en medio del parque natural de Arribes del Duero al que se puede llegar a través de varias rutas de senderismo. Un enclave que se torna más maravilloso incluso con la llegada de la primavera, las lluvias de abril y el deshielo de las cumbres.