La gallega Lorena Guitián, premio a la mejor modelo de la Madrid Fashion Week

Gloria Salgado MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

La firma valencia Isabel Sanchís fue elegida como la mejor colección de la presente edición

20 feb 2023 . Actualizado a las 10:41 h.

Deshaciendo la maleta. En ese poco gratificante menester estaban envueltas Isabel Sanchis y su hija, Paula Maiques, en el momento en el que recibieron la llamada que daba la buena nueva: «Estáis entre las firmas finalistas al premio a la mejor colección de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid». «Nos ha tocado dar media vuelta (ambas residen en Valencia) y volvernos a Madrid», explicó a este periódico Maiques momentos antes de que su emocionante viaje culminase con el deseado galardón en sus manos.

La firma valenciana, reconocida a nivel internacional por sus fastuosas prendas de fiesta de factura impecable, mostró en la pasarela una propuesta centrada en piezas escultóricas para una silueta femenina muy poderosa. Vestidos más cercanos a la alta costura que al prêt-à-porter, todos ellos confeccionados en su propio taller, en Benaguasil, que cuenta con 50 artesanos volcados en convertir en realidad los sueños de sus clientas, muchas de ellas en Oriente Medio -no en vano tienen tiendas propias en Kuwáit-, y en Estados Unidos. Un merecido premio para una firma cuyo talento traspasa fronteras.

También lo hace el talento de la joven gallega que se alzó con el premio a la mejor modelo, Lorena Guitián (Vilamartín de Valdeorras, 1994). Marcas como Saint Laurent, Dior y Valentino cuentan con esta arquitecta y exatleta para sus desfiles. Entre risas propias de los nervios, Guitián, mostró su «sorpresa» por el reconocimiento.

Ambos premios pusieron la guinda a una jornada de sábado en la que destacó el diseñador español más internacional, Custo Dalmau. Los plumones extragrandes con aspecto metalizado y los vestidos brillantes de aberturas, asimetrías y arquitectura por definir fueron los portavoces de la colección. Fue una grata sorpresa que las minifaldas que tanto gustan en la firma se combinasen con elegantes y sensuales largos. «Eso es lo que me piden mis clientas -comentó Custo Dalmau-, que las sorprenda».

Una puesta de largo en la que también tuvieron su momento de protagonismo los corsés con prendas deportivas recicladas de Maya Hansen; las espectaculares piezas de alfombra roja de Claro Couture; las prendas magníficamente confeccionadas para invitadas maduras de Fely Campo; y los codiciados abrigos-joya de la cántabra Odette Álvarez, que pisaba la moqueta del recinto ferial de Ifema por primera vez.

Una moqueta que pisa con garbo García Madrid. El diseñador ofreció un espectáculo que también se podía tomar como una clase magistral de sastrería, en la que se desenvuelve como pocos, ya sea en la faceta más tradicional o en la contemporánea.

La última diseñadora del calendario oficial de firmas consagradas, Lola Casademunt by Maite, contó con su musa, Nieves Álvarez, y con una «pletórica» Joana Sanz, casada con el futbolista Dani Alves y que acaparó todos los focos entre bambalinas y no por su excelente trabajo desfilando. Pero ahí no acabó la noche. El broche lo pusieron dos diseñadores de alta costura marroquíes de estilos totalmente opuestos: el transgresor Maison Artc, cuyas piezas se exponen en el Museo Victoria & Albert de Londres, y el tradicional Albert Oiknine, modista de cabecera de la familia del rey Mohamed VI. Hay que tener en cuenta que el principal cliente de la industria textil española es Marruecos, con un 25,7 % de la cuota de mercado. Una relación que ensalzar.