Groenlandia alcanza la temperatura más alta en 1.000 años

SOCIEDAD

Sepp Kipfstuhl

La capa de hielo en la isla más grande del mundo desempeña un papel fundamental en el sistema climático

22 ene 2023 . Actualizado a las 09:56 h.

Entre el 2001 y el 2011, la temperatura de la capa de hielo de Groenlandia fue 1,5 grados más cálida que la media del siglo XX, lo que la convierte en la década más cálida del último milenio, según un estudio cuyas conclusiones se acaban de publicar en la revista Nature. Los científicos han reconstruido las temperaturas en el centro-norte de la isla más grande del mundo y las tasas de fusión del hielo entre el 1.100 y el 2.100.

Debido a su tamaño y la gran cantidad de agua que almacena (unos tres millones de kilómetros cúbicos), la capa de hielo de Groenlandia desempeña un papel fundamental en el sistema climático mundial. Se espera que el deshielo eleve 50 centímetros el nivel global del mar en el 2100.

Desde hace años, las estaciones meteorológicas que están situadas en los bordes de esta capa de hielo registran un aumento de las temperaturas, pero los efectos del calentamiento en el centro de la isla eran limitados por falta de observaciones. Ahora, expertos del Instituto Alfred Wegenera presentan pruebas contundentes de que el calentamiento global también ha llegado hasta las zonas más remotas y elevadas del centro-norte de Groenlandia.

«La serie temporal que recuperamos de los núcleos de hielo recoge de forma continua datos desde el año 1.000 hasta el 2011. Estos datos muestran que el calentamiento registrado desde el año 2001 al 2011 difiere claramente de las variaciones naturales del último milenio. Aunque era de esperar a la luz del calentamiento global, nos sorprendió lo evidente que era esta diferencia», comenta Maria Hörhold, glacióloga y autora principal del estudio.

En un esfuerzo sin precedentes, Hörhold y sus colegas perforaron núcleos de hielo de cinco lugares analizados durante la década de 1990 para reconstruir la evolución de la temperatura del hielo. Los autores afirman que estas temperaturas son resultado de una combinación de variabilidad natural y del calentamiento climático iniciado en el siglo XVIII por los humanos, y aseguran que el deshielo puede aumentar a medida que se pierda más hielo de la capa. La temperatura reconstruida para el período 2001-2011 fue 1,7 grados más cálida que entre 1961-1990 y 1,5 grados más cálida que la de todo el siglo XX.