El anticiclón se refuerza y dejará buen tiempo en Galicia a partir del domingo

SOCIEDAD

Martina Miser

Hoy se espera todavía una jornada con lluvias intensas y nieve a partir de los 1.000 metros

19 ene 2023 . Actualizado a las 16:10 h.

Galicia demanda de manera urgente una tregua meteorológica para poder reponerse de las intensas lluvias de las últimas semanas que han dejado a muchos ríos al límite de su capacidad. Y parece que el anticiclón acude al rescate. A partir del domingo su influencia permitirá que cesen las precipitaciones durante varios días.

En realidad, no es que el sistema de altas presiones haya estado ausente y aparezca ahora de repente para cerrar el grifo de la atmósfera. Ni mucho menos. El anticiclón ha jugado un papel determinante en la mayoría de los recientes episodios de lluvias extremas que han inundado el noroeste peninsular. La gran cantidad de agua que ha caído durante los últimos meses se refleja en el nivel actual de los embalses. La ocupación media en Galicia asciende ya hasta el 83 %, mientras que la media nacional es del 48 %.

Los efectos del anticiclón varían en función de la posición que ocupe. Así, durante casi todo el año 2022 estuvo situado al norte de Galicia y bloqueaba el paso de las borrascas. En octubre se retiró a sus aposentos habituales, cerca de las Azores, y las bajas presiones llegaron con sus frentes. Justo lo que se requería para superar la sequía meteorológica y el importante déficit de agua.

Sin embargo, a lo largo del otoño ha sido recurrente que su centro de acción estuviese en el Mediterráneo. Desde ahí ejercía otro tipo de bloqueo. Impedía que las borrascas pudiesen avanzar justo cuando estaban encima de la comunidad. Esta configuración provocó que los frentes tuvieran mucho más tiempo de lo normal para descargar lluvia. Esto explica por qué hubo jornadas en las que se acumularon más de 100 litros por metro cuadrado.

Coincidiendo con el inicio del 2023, el anticiclón ha estado recuperando su ubicación más común en esta época del año, cerca del archipiélago portugués. Precisamente, el corredor de aire polar marítimo que provocó el regreso de la nieve se ha formado por la posición de las altas presiones al oeste peninsular y no solo de las borrascas.

Pero el paso más importante lo dará este fin de semana. Se va a situar al norte de la Península. Es la situación perfecta para que las borrascas dejen de regar la comunidad y también para que sople el nordés, la circulación del aire que históricamente se encarga de limpiar el cielo gallego de nubes.

El sábado será una jornada de transición en la que el viento del norte irá cambiando de componente oeste a este. Así, será un día con algo humedad e incluso con algunas lluvias de carácter débil. El domingo ya se espera una configuración con tiempo soleado. Las temperaturas recuperan también los valores propios de finales de enero. La semana que viene se mantendrá el viento del nordés y por tanto la anomalía será seca.

Un frente activo

Pero antes de que los gallegos puedan dejar el paraguas en casa todavía quedan unas horas complicadas. Este jueves está previsto la llegada de un frente bastante activo. Hay avisos en el interior de Pontevedra y en toda la provincia de A Coruña por acumulaciones superiores a los 40 litros por metros cuadrado. Una cantidad que puede recogerse en el plazo de 12 horas.

Además, todavía queda parte del aire gélido que ha estado llegando desde el Ártico. Por tanto, las precipitaciones seguirán cayendo en forma de nieve. La cota asciende bastante respecto a los últimos dos días y se situará en torno a los 1.000 metros. MeteoGalicia advierte que todavía podrían acumularse más de cinco centímetros de nieve en las montañas de Lugo y Ourense. El temporal marítimo también remite este jueves ligeramente, aunque se mantiene activo el aviso naranja en toda la costa por olas de cinco metros.

Mañana, el único aviso que quedará será uno de color amarillo por olas de cuatro metros. En tierra la situación será más mucho más tranquila. Eso sí, un frente visitará la comunidad por la tarde. Entrará por el noroeste así que las precipitaciones serán más frecuentes en la mitad norte. Se espera que las temperaturas asciendan y, como consecuencia, ya no habrá más lluvia en forma de nieve. Será el último frente que atraviese la comunidad hasta nuevo aviso.

La gran cuestión que queda por responder es cuánto tiempo aguantará el anticiclón. De momento, el hecho de que vaya aumentando su presión central mientras va ascendiendo y se sitúa entre el Reino Unido y la Península es una buena señal. De hecho, corriendo el modelo meteorológico hasta el último día que permite, el próximo viernes 27 de enero, se ve que el sistema de altas presiones se encuentra más reforzado que nunca.