La incidencia de la gripe ya supera la del covid mientras los casos de bronquiolitis continúan creciendo

Álvaro Soto AGENCIAS / COLPISA

SOCIEDAD

Campaña de vacunación infantil contra la gripe en el Hospital Arquitecto Marcide, de Ferrol
Campaña de vacunación infantil contra la gripe en el Hospital Arquitecto Marcide, de Ferrol José Pardo

Los contagios de virus respiratorios siguen al alza, con 773 casos por 100.000 habitantes, y ya llegan a los hospitales. Los niños, los principales afectados

28 nov 2022 . Actualizado a las 16:11 h.

Estornudos, toses y carrasperas son, ahora mismo, la banda sonora de las calles, los colegios, los centros de trabajo y los transportes públicos. La incidencia de todos los virus respiratorios sigue creciendo y alcanza los 773 casos por cada 100.000 habitantes, según el último informe del Sistema de Vigilancia del Ministerio de Sanidad, que recoge datos de los centros de Atención Primaria desde el 14 hasta el 20 de noviembre. En las últimas dos semanas, el índice ha crecido 318 puntos y en los últimos siete días, 82.

Hasta esta semana, el covid-19 era la enfermedad respiratoria grave más extendida, pero tanto la gripe como el virus respiratorio sincitial (VRS), que provoca la bronquiolitis, se están disparando y alcanzan tasas incluso superiores a la del SARS-CoV-2. España está ya en una «tripledemia», como los científicos han calificado a este crecimiento exponencial de las tres enfermedades. La incidencia de la gripe se encuentra en los 116,9 casos por cada 100.000 habitantes (por encima de 50 se considera epidemia) y la del VRS, en los 107,5, casi al mismo nivel que la del covid-19, que está en los 113,8. Pero los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y del Instituto Carlos III muestran que mientras el covid se estabiliza, la gripe y el VRS se han más que duplicado desde la primera semana de noviembre. Entonces, la incidencia de la gripe era de 44,7 casos y la de la del VRS, de 45,1.

El crecimiento de los contagios está repercutiendo notablemente en la situación de los hospitales. Según el documento de Sanidad, 21,8 enfermos respiratorios por cada 100.000 habitantes tienen que ser ingresados. Pero además, las Urgencias Pediátricas se han colapsado en las últimas semanas al atender hasta un 40 % más de casos de enfermedades respiratorias que antes de la pandemia. Porque en esta temporada, los niños están siendo los principales afectados. Las mayores tasas de gripe se dan en el colectivo de 0 a 4 años (241,1 casos por cada 100.000 habitantes) y sobre todo, las de virus sincitial, que alcanza en ese mismo grupo de edad los 1.226,5 casos por cada 100.000 habitantes.

«Se está produciendo una explosión de contagios que indice directamente en los centros de atención primaria y en los hospitales», explica el epidemiólogo y pediatra Quique Bassat. De acuerdo a los modelos matemáticos que maneja su equipo, Bassat estima que el pico de contagios de VRS se producirá esta semana. «Y confío en que sea así y que el máximo de casos de gripe llegue a partir de enero, porque si no, nos podemos encontrar con que en Navidad, que es una época de contactos estrechos, haya gripe, covid y VRS», subraya.

«Autoaislarse» 48 horas

Ante el aumento del virus sincitial que se ha producido en por lo menos 13 países, entre ellos, España, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha pedido que las personas con síntomas «se autoaíslen en casa durante las 48 horas siguientes a la aparición de los síntomas» y que los niños que padezcan la enfermedad no acudan ni a colegios ni a guarderías. Además, el organismo sanitario recuerda que las medidas de prevención frente al VRS son similares a las de otros virus respiratorios (cubrirse la nariz y la boca al estornudar, evitar el contacto estrecho y lavarse las manos con regularidad y utilizar desinfectante para manos).

A estas recomendaciones se deben añadir también el uso de la mascarilla y la vacunación, resalta Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG), que lamenta que las autoridades sanitarias no tomaran nota de la epidemia de gripe que sufrieron hace meses países del hemisferio sur como Australia y que sirve como anticipo para la temporada en el hemisferio norte. «Lo que apuntaban todos los índices es que este año iba a haber mucha gripe, especialmente gripe A, y que iba a afectar a los niños», dice este experto, antes de citar el caso de Galicia, que vista la situación, ha abierto este pasado fin de semana sus hospitales para vacunar de gripe a todos los niños de entre 6 meses y cinco años.

«Revacunación» de la gripe

Armenteros se muestra crítico con la idea de gripalizar el covid, puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad desde abril, y que ha implicado, a su juicio, que los profesionales no hayan podido detectar a tiempo la dimensión de las tres patologías que ahora castigan a la población. «No tenemos herramientas de diagnóstico en los centros de salud, que están saturados de pacientes, y en demasiados aspectos, vamos por detrás de los acontecimientos, y no por delante». Incluso, dada la virulencia del virus, el portavoz de SEMG plantea una «revacunación» de la gripe para que sean dos veces, y no solo una, las que se recibe la protección en la misma campaña.

Arán, con su madre, tras el pinchazo de la vacunación de la gripe en Pontevedra.

Vacunación masiva de la gripe a los niños: «Nos asustamos con lo malito que estuvo, confío que esto le ayude»

María Hermida

Se llama Nico, tiene cuatro años y es de Pontevedra. Pero bien merece el calificativo de súper Nico. Porque él fue uno de los cientos de niños que en esta mañana de sábado acudieron a ser vacunados de la gripe, en la cita masiva que organizó el Sergas en toda Galicia para este fin de semana. Y salió con sonrisa enorme y dispuesto a explicar con muchísima claridad cómo había ido todo allí dentro, en la sala del Hospital Provincial de Pontevedra donde se hace la inoculación infantil. «Pues era como una ortiga, no me dolió casi nadita», dijo. E incluso añadió: «O era como una avispa». Pero luego reconocía que eso no podía asegurarlo, porque a él, afortunadamente, nunca le había picado una avispa. Su madre, embarazada de un hermanito o hermanita para Nico, señalaba a las puertas del centro sanitario: «Me parece importante que se vacune, por eso vinimos tras mandarnos el mensaje el Sergas»

Seguir leyendo