El CGPJ alerta de que con la ley de maltrato animal podría haber más pena por pegar a tu perro que a tu pareja

melchor sáiz-pardo COLPISA

SOCIEDAD

El poder judicial, que ya alertó sobre el «solo sí es sí», avisa de que el nuevo proyecto legislativo no siempre endurece las penas, que hay «colisión» con otros delitos y que puede afectar al principio de proporcionalidad de las sanciones

21 nov 2022 . Actualizado a las 14:55 h.

Como ya hiciera con los borradores de las leyes del solo sí es sí, trans o de vivienda, el Consejo General del Poder Judicial ve graves lagunas en el borrador de la reforma de la Ley Orgánica 10/1995 sobre el maltrato animal. El CGPJ llega a afirmar que el texto presentado por el Ministerio de Derechos Sociales de Ione Belarra presenta «importantes problemas para conciliar la protección de los animales con la protección que también debe dispensarse a otros bienes jurídicos, como son la salud pública o el medio ambiente».

La Memoria de Análisis de Impacto Normativo (MAIN) del Poder Judicial, que se debatirá en Pleno el próximo jueves, afirma que «en más de una ocasión, la defensa de estos bienes jurídicos entrará en conflicto con la protección de la integridad física o incluso de la vida del animal vertebrado» , por lo que se requerirá de una «respuesta inmediata» que no siempre contará con el respaldo de leyes u otras disposiciones, dictadas con anterioridad a la reforma, que justifiquen la conducta de que se trate.

  El informe, obra de la vocal Roser Bach, pone el acento en que el borrador de la ley dice pretender acabar mediante el endurecimiento de las penas con lo que describe como «una sensación de impunidad generalizada ante el maltrato animal, con penas poco efectivas ante dichas acciones y carentes de efectos disuasorios». Sin embargo, en realidad el articulado «no consigue lo que anuncia como primera y esencial justificación de la reforma», ya que aunque tanto en el caso de las lesiones como en el de la muerte del animal aumentan ligeramente las penas de prisión, en ambos supuestos se sigue manteniendo de modo alternativo la pena de multa.

Caza ilegal

Además, las nuevas penas propuestas por el Gobierno «colisionan» con otros delitos relativos a la protección de la flora y la fauna, según el MAIN. Por ejemplo, se podrían solapar el nuevo delito de «muerte intencionada de un animal vertebrado» con el delito ya existente que castiga la caza o pesca de especies protegidas, en peligro de extinción o de especies no protegidas.

Sorprende también al Poder Judicial el «confuso» uso del término «intencionadamente». Con la redacción actual ?afirma el informe -no se tipifican como delito conductas que causen al animal vertebrado lesiones o muerte por imprudencia, por lo que para que la muerte de un animal vertebrado se considere delito, necesariamente debe ser dolosa.

Violencia de género

El articulado presentado por el departamento que encabeza la líder de Unidas Podemos incluso podría entrar en colisión con castigos contra el maltrato machista. Y es que la pena prevista para el maltrato animal cuando concurra la circunstancia agravante de haber cometido los hechos para causar daño a quien sea o haya sido cónyuge del autor es superior a la que está actualmente fijada para el delito leve de coacciones, el de amenazas leves, el de lesiones que no precisan tratamiento médico o quirúrgico o el de maltrato de obra en el ámbito de violencia sobre la mujer.

 Las serias advertencias del Poder Judicial no tuvieron ningún efecto en Unidas Podemos. Su portavoz, Pablo Fernández, aseguró este lunes que la formación morada «respeta la valoración» de los jueces pero insiste en que considera el texto propuesto como una «buena ley», que además es «muy necesaria».

La polémica de la norma del «sí es sí» frena la ley trans, que no será aprobada este año

A. Azpiroz

El terremoto de la ley del «solo sí es sí» está provocando una reacción en cadena que afecta a otra norma que estaba en la parrilla de salida del Gobierno central. La ya de por sí problemática tramitación de la ley trans, que provocaba división entre Podemos y el PSOE, recobra protagonismo, y lo hace en medio del del goteo continuo de reducciones de condena a violadores y abusadores sexuales en virtud de lo establecido por los cambios en el Código Penal, igualmente impulsados desde el Ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero. El departamento que dirige la número dos de Podemos dio un ultimátum a sus socios  para que la tramitación de esta nueva norma quedara encauzada antes de este 18 de noviembre con el fin de garantizar la comprometida entrada en vigor antes de final de año. La formación morada justificó la premura en que será aún más difícil que la ley vea la luz en el 2023 por la vorágine del año electoral. No será así e Igualdad deberá esperar al año que viene. Pese a estas prisas, no se han dado esos avances parlamentarios que debían partir de la comisión de Igualdad, donde también estaba previsto que se produjera la aprobación por el procedimiento de urgencia. Finalmente, y ante la imposibilidad de alcanzar un consenso mayoritario, los grupos parlamentarios han acordado que sea el pleno de la Cámara baja el que dé luz verde a la norma antes de su envío al Senado. Este cambio puede posponer la tramitación hasta el mes de febrero.

Seguir leyendo