Naciones Unidas presenta medidas contra el blanqueo de emisiones contaminantes

doménico chiappe COLPISA

SOCIEDAD

THAIER AL-SUDANI | REUTERS

Los expertos piden que las retribuciones de los ejecutivos de una empresa se vinculen a su acción climática, entre otras medidas para evitar burlar los compromisos de cero emisiones

09 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Un informe del Grupo de Expertos de Alto Nivel de la ONU, presentado hoy en la Cumbre del Clima de Egipto, marca las «líneas rojas» de greenwashing (lavado verde o «blanqueo») de emisiones contaminantes para que todo actor que no sea parte pública de un Estado nacional. Esto incluye a empresas, instituciones financieras o ciudades. Cuestionando la forma en que ahora se asegura que emiten «cero emisiones netas» de gases de efecto invernadero, el reporte 'Cuestiones de integridad: compromisos de emisiones netas cero por empresas, instituciones financieras, ciudades y regiones' hace una serie de recomendaciones, no vinculantes ni obligatorias, más de carácter ético difícil de comprobar, para intentar alcanzar el límite de calentamiento global de 1,5 grados centígrados.

Así, entre las «solicitudes» a los entes no-estatales en las que exhortan a «reducir inmediatamente las emisiones absolutas en toda su cadena de valor», están:

  1. Rendir cuentas anuales y detalladas de «los planes de transición» para mostrar sus reducciones de emisiones.
  2. Examinar esos compromisos de emisiones cero antes de que los bancos de inversión inviertan.
  3. Verificar, por parte de un «experto independiente», el «progreso» de la «transición» «para evitar el falseamiento y la manipulación en la contabilidad climática». Estos informes además deben estar homologados con los de sus competidores.
  4. No declararse como de emisiones cero «mientras invierten en combustibles fósiles» o practican la «deforestación y otras actividades destructivas para el medio ambiente».
  5. Evitar «comprar» cuotas de emisiones «que a menudo carecen de integridad, en lugar de reducir directamente sus propias emisiones en toda su cadena de valor».
  6. Preferir la adquisición de las cuotas o «créditos de alta calidad», pero solo para «equilibrar las emisiones residuales».
  7. «No centrarse en la reducción de la intensidad de sus emisiones en lugar de sus emisiones absolutas».
  8. Tampoco debe «ejercer presión sobre gobiernos y autoridades para desvirtuar sus políticas climáticas o la ambición de las mismas», ya sea directamente o a través de lobbys.
  9. Las políticas de lobi, estrategias de negocio y gobernanza interna deben respetar «los compromisos climáticos adoptados» con medidas como «vincular la retribución de sus ejecutivos según los resultados obtenidos y verificados de su acción climática».
  10. Establecer un «marco obligatorio que regule la neutralidad de carbono para las grandes empresas e instituciones financieras», comenzando por «los emisores empresariales más grandes».

  

La ONU advierte: «Estamos en una carretera al infierno climático con el pie en el acelerador»

Xavier Fonseca

El ambiente que se respira en la COP27 que empezó este lunes en Egipto no es precisamente de optimismo. La propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, una veterana en este tipo de cumbres climáticas organizadas por Naciones Unidas, admitió que será «complicado» conseguir acuerdos dado el contexto geopolítico actual.

Para recordar a la comunidad internacional la gravedad del desafío que tiene entre manos, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicó un informe sobre el estado del clima en el 2022. Un año, que a falta de dos meses, ha registrado anomalías históricas como intensas sequías, inundaciones catastróficas y calor sin precedentes.

Seguir leyendo