¿Cuándo empezará a aplicarse la protonterapia en Galicia?

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

La comunidad quiere ser la primera de España en tratar a pacientes con esta terapia en un centro público

08 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Actualmente solo dos hospitales privados cuentan con protonterapia, un tipo de radioterapia con una característica específica, no irradia tejidos sanos y llega directamente al tumor. Es también una tecnología cara que se utiliza de forma mayoritaria para tumores pediátricos, ya que en el caso de los niños la radioterapia convencional, con fotones, podría inducirles cáncer en el futuro. Hace un año el Gobierno firmó un convenio con la Fundación Amancio Ortega para instalar diez equipos de protonterapia en España, con la donación de 280 millones de euros, en torno a 28 por equipo. Galicia fue uno de los territorios elegidos para contar con esta tecnología y en concreto se eligió Santiago para albergar este centro que podría ser el primero público en iniciar estas terapias.

Porque la complejidad del ciclotrón, la tecnología que realiza la protonterapia, es tal que los equipos irán llegando cada seis meses, por lo que de ser la primera comunidad a la última puede haber cuatro años y medio de diferencia. Galicia está apurando los plazos para lograr albergar el primer equipo y el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, explicó cómo de avanzado está este plan en una jornada celebrada en la Facultade de Física de la USC con motivo del día mundial de la física médica.

El pasado mes de octubre se resolvió el concurso por el que se adjudicó a la empresa Ion Beam Applications la suministración de los equipos. En una o dos semanas la Xunta publicará en el Diario Oficial de la UE la licitación del proyecto y la obra por un importe de 28 millones de euros, lo que implica que el coste total del centro superará los 56. La previsión es que en octubre del 2023 llegue el equipo y la instalación tardará un año, por lo que tras la puesta a punto Sanidade asegura que podrá tratar a los primeros pacientes a principios del 2025.

Al tratarse de una tecnología tan cara y contar con diez centros públicos en toda España el objetivo es garantizar que todos los ciudadanos tengan un equipo relativamente cerca. En concreto el Ministerio marcó unas isócronas de no más de tres horas, por lo que el centro gallego prevé atender también a pacientes de comunidades limítrofes y del norte de Portugal.

Una de las curiosidades de estos centros es la complejidad de su construcción. El edificio depende del equipo, por lo que no puede licitarse la obra antes de saber qué equipo albergará. Es más, la Xunta confía en que se presente al concurso alguna de las empresas que ya hizo una infraestructura de este tipo, ya que hay dos en Madrid, debido a su especificidad. Y es que el ciclotrón puede llegar a las cien toneladas y necesita estar en un enorme búnker. Se construirá en el entorno del CHUS, en concreto en la zona del hospital Gil Casares, y el proyecto gallego prevé que se pueda expandir en el futuro con más equipamientos. 

¿Son muchos trece centros?

Pasar de dos a trece centros —porque a los diez de la Fundación Amancio Ortega se suma otro que se instalará en Cantabria— puede parecer un exceso tecnológico. Daniel Alejandro Mazal, jefe del servicio de Física Médica del Centro de Protonterapia Quirónsalud no lo ve así, siempre que haya colaboración entre ellos. Cada centro puede tratar entre 250 y 300 pacientes al año, «pero tiene que haber sincronización entre ellos». Maza recordó que menos del 2 % de los pacientes con cáncer se tratarán en esos centros, por lo que la radioterapia convencional sigue siendo la mejor opción en la mayor parte de los tumores.

Antonio Gómez Caamaño, jefe de oncología radioterápica del CHUS

«La protonterapia beneficiará en especial a los niños con cáncer»

Elisa Álvarez

Santiago acogerá el centro gallego de protonterapia, uno de los diez que se van a implantar en España, y la Xunta confía en que la comunidad sea una de las primeras en estrenar esta técnica, que permite radiar las células cancerígenas sin dañar el tejido sano, al contrario que la radioterapia convencional, que deja algo de radiación en la entrada y salida del haz de fotones. El objetivo de Sanidade es que en mayo del 2024 este centro pueda tratar a los primeros pacientes, ya que se necesita al menos un año de construcción y otro para ajustar y acondicionar el ciclotrón, que es el equipo que se encarga de irradiar los protones.

Seguir leyendo