Sí, la empresa puede obligarte a llevar mascarilla, y sancionarte si te niegas

Marta Otero Torres
marta otero LA VOZ

SOCIEDAD

Los clientes de las tiendas ya no tendrán que llevar mascarilla a partir de este miércoles
Los clientes de las tiendas ya no tendrán que llevar mascarilla a partir de este miércoles MONICA IRAGO

Las firmas gallegas apuestan por una retirada prudente y paulatina de la protección entre sus trabajadores

19 abr 2022 . Actualizado a las 10:52 h.

Este miércoles es para muchos un día muy esperado. La retirada de la mascarilla en interiores permitirá ver por fin las caras del resto de las personas con las que coincidamos en muchos ámbitos de la vida, como los restaurantes, bares, centros comerciales, teatros, museos, cines... Pero en el ámbito laboral todo apunta a que un porcentaje importante de la población deberá seguir utilizándola. Porque, a falta de que el decreto que libera del uso del cubrebocas se apruebe este martes en el Congreso, el ministerio de Sanidad ya ha dejado claro que cada empresa decidirá sobre su uso en sus interiores.

Y la mayoría, de momento, parece que se decantará por la prudencia. Así lo confirman desde la Confederación de Empresarios de A Coruña, que aseguran que el sector empresarial está pendiente de la letra pequeña del decreto para decidir sobre el uso de la mascarilla. La asesora de prevención de riesgos laborales recuerda que esta decisión dependerá de cada centro de trabajo, que «tendrá que valorar las condiciones de los puestos de trabajo, sobre todo la separación que haya entre los trabajadores y el tema de la calidad del aire». Esta misma fuente asegura que los empresarios plantearán esta primera semana como una «transición» y que quienes decidan dar libertad a sus trabajadores para ir sin mascarilla lo harán «de forma paulatina». A esta prudencia lógica hay que sumar las expectativas por ver los efectos que ha tenido la Semana Santa en la situación epidemiológica, que, a juzgar por los primeros datos, parece que ha empeorado. «Hay que tomarlo con mucha precaución porque estos días ha habido mucha movilidad», concluye.

¿Me puedo negar?

Ante la obligación de la empresa a seguir usando la mascarilla hay una reacción lógica por parte de muchos trabajadores, que aseguran: «Yo no pienso ponérmela». Pero no será tan fácil, porque negarse a usarla puede tener consecuencias. Como explica José Luis Celis, secretario de organización de UGT, «el trabajador está obligado a ponérsela, igual que si se trata de un Epi o de cualquier otra protección, teniendo en cuenta que los servicios sanitarios y todos los cuidados que necesite van a ser también con mascarilla».

¿Y qué pasa si el trabajador se niega? «Pues se le avisará, se le amonestará y se le puede sancionar, en consecuencia, porque es una decisión tomada por el sistema de salud laboral, de acuerdo con un comité de empresa y un sistema de prevención», añade.

Para Celis, como para el resto de fuentes consultadas para este artículo, «no se puede opinar realmente hasta que el texto se publique en el BOE». Pero sí tiene claro que «seguimos teniendo una pandemia, y tenemos que convivir con unas medidas de protección para minimizar el impacto del virus».

Para decidir si impone la mascarilla o no, la empresa, eso sí, tendrá que valorar en función de sus condiciones particulares. «Su sistema de prevención de riesgos es el que tiene que valorar si hay ventilación y espacio suficiente —insiste Celis—. Si es así no haría falta mascarilla, pero si no se puede garantizar la ventilación y la distancia, entonces va a haber que seguir usándola. Es una cuestión de prudencia y de sentido común».

Aún así, que una empresa siga exigiendo la mascarilla no significa que lo vaya a hacer de forma indefinida. «Estamos evolucionando en el tiempo, nos estamos acostumbrando a convivir con el virus y le vamos ganando la partida, pero no podemos bajar la guardia y las medidas se van retirando cuando se garantiza que se minimice el impacto del contagio»

Mientras España entera espera los detalles del decreto, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se limitó ayer a decir que la norma por la que se levantará la prohibición de llevar mascarillas en interiores a partir de mañana será de «sentido común» y mostró convencido de que «mucha gente» continuará llevándola «como elemento de protección».

Fin de las mascarillas: ¿qué pasará con peluquerías, ópticas o gimnasios?

marta otero

La letra pequeña del decreto que hoy aprobará el Consejo de Ministros, en el que se establece el fin de la mascarilla en los interiores, aclarará algunas dudas surgidas tras la escasa información que Sanidad ha ofrecido al respecto. Muchos sectores, a tan solo poco más de un día de que la norma entre en vigor, desconocían ayer si entraban en el grupo de lugares donde no es obligatorio su uso.

centros comerciales

Sin mascarilla. Lo que sí especificó el ministerio es que el uso de mascarilla no será obligatorio en centros comerciales ni grandes superficies. Es decir, el cliente que vaya a unos grandes almacenes o a un hipermercado a hacer la compra no tendrá que llevar cubrebocas, lo mismo que en las tiendas individuales. Solo se recomienda su uso en estos lugares cuando haya grandes aglomeraciones de gente. Los clientes de estos establecimientos no están obligados a llevar la mascarilla, otra cosa es que los empleados si lo estén, si es que la empresa así lo decide.

Seguir leyendo