El comité clínico valorará la próxima semana modificar las restricciones

Tamara Montero
tamara montero SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

La hostelería de A Pobra podrá incrementar sus aforos notablemente a partir de mañana, puesto que tendrá un 50 % interior y un 75 % en terraza
La hostelería de A Pobra podrá incrementar sus aforos notablemente a partir de mañana, puesto que tendrá un 50 % interior y un 75 % en terraza MARCOS CREO

Entra en funcionamiento el sistema que automatiza las altas y bajas por coronavirus a los siete días

21 ene 2022 . Actualizado a las 10:15 h.

En los últimos días se ha ido constatando una caída en la incidencia, y durante estas dos últimas jornadas, la cifra de nuevos positivos se ha mantenido entre los 6.000 y los 6.500, cuando hace una semana superaba los 8.000. Sin embargo, los datos deben tomarse con prudencia y aguardar unos días más para saber si la tendencia se confirma y si Galicia supera ya el pico de la sexta ola. El comité clínico se reunirá la próxima semana para analizar la evolución de los últimos días y tomar decisiones.

Así lo anunciaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta. Si la tendencia a la baja se confirma durante estos días (lo más probable es que la reunión del comité sea el martes) «actuaremos en consecuencia», ha subrayado el presidente. Eso incluye la posibilidad de relajar alguna o todas las restricciones actualmente en vigor, que restringen principalmente horarios y uso de barras en la hostelería y el ocio nocturno y limita las posibilidades de reunión de no convivientes los fines de semana.

La sexta ola ha golpeado con fuerza en los primeros niveles asistenciales, las urgencias y la atención primaria, pero no ha tenido la misma afectación en las plantas hospitalarias que las anteriores. Hay 588 personas ingresadas, veinte menos que en la jornada anterior. Caen tanto las camas de planta ocupadas por pacientes con covid-19 (539 pacientes, 14 menos que en el último balance) como la ocupación de las unidades de críticos, con 49 pacientes, seis menos. Es decir, la ocupación de las ucis es cinco veces menor que en el pico de la tercera ola, la de mayor tensión hospitalaria de estos casi dos años de pandemia. Eso ha permitido que el nivel de restricciones sea también menor que en otras olas y mantener cierto equilibrio entre la actividad económica y la protección sanitaria.