La onda de choque que generó el volcán de Tonga llegó a Galicia

Xavier Fonseca Blanco
Xavier Fonseca REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Imagen aérea del volcán después de la erupción
Imagen aérea del volcán después de la erupción

Produjo una caída de la presión atmosférica en todas las estaciones de la red de MeteoGalicia

19 ene 2022 . Actualizado a las 08:44 h.

La erupción del volcán de Tonga, en el Pacífico sur, ha sido la más intensa de las últimas décadas, solo superada por la del Pinatubo en 1991. El dióxido de azufre que expulsó el pasado día 15 fue de 450.000 toneladas, la cantidad que liberó el volcán de La Palma en sus 85 días activo. Varios satélites captaron desde el espacio cómo la erupción submarina borraba del mapa la isla. 

La explosión fue tan violenta que generó una onda de choque que recorrió todo el planeta. «Se trata de una onda que se produce por una fuerte perturbación y que viaja por la atmósfera a velocidades superiores a la del sonido. En principio son ondas que se van disipando. De hecho, los truenos no dejan de ser también ondas de choque. Pero en este caso la perturbación fue tan intensa que tuvo energía suficiente para dar una vuelta al mundo», explica el meteorólogo Juan Taboada.

Galicia también sintió los efectos de la gran erupción que se registró a miles de kilómetros con un descenso de la presión atmosférica. «Se registró en las todas las estaciones entre las 20 y las 21 horas. Mientras en Australia las caídas de presión fueron superiores a 6 milibares, en Galicia apenas llegaron a 1 milibar», apunta. «En cualquier caso fue algo anecdótico. Ese mismo día hubo un descenso de unos 5 milibares por la aproximación de una borrasca que estaba al oeste de la Península y que dejó algunas lluvias por la noche en Rías Baixas», añade Taboada.