Emotivo y último viaje de las pertenencias de Rocío Jurado

Joaquina Dueñas MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

«Sálvame» hace un homenaje a la figura de la artista de la mano de su hija Rocío Carrasco

15 dic 2021 . Actualizado a las 14:58 h.

Desde que Rocío Carrasco decidiera Contar la verdad para seguir viva todo lo que rodea a Rocío Jurado ha cobrado una relevancia inusitada, más aún si llega de la mano de La Fábrica de la Tele, productora del documental de la hija de la cantante y también de Sálvame. Expertos en crear expectativas, ayer martes llegó el turno del homenaje a Rocío Jurado: El último viaje de Rocío. Con el plató ambientado para la ocasión y un extenso plantel de colaboradores vestidos de gala, se retransmitió el traslado de 18 contenedores con 36 toneladas de pertenencias y recuerdos de la chipionera.

Un dispositivo que incluía tres tráiler, un camión más pequeño, un helicóptero de seguimiento y fans apostados en lugares estratégicos del recorrido para jalearlos a su paso. Rocío Carrasco en un vehículo hacía el mismo camino mostrándose profundamente emocionada. Jorge Javier bromeó comparándolo con los fastos previstos para el funeral de Isabel II. La procesión de camiones se dirigió al lugar donde se rueda En el nombre de Rocío, la serie documental cuyo estreno se anunció para otoño y que ha causado preocupación en el entorno familiar de Rocío Jurado.

Mientras en la carretera los vehículos avanzaban, en el plató se emitían imágenes de archivo de la cantante y se hacía una semblanza de su carácter. Todo, amenizado con actuaciones como las de India Martínez o Lorena, que versionaron míticos temas de la homenajeada. Recuerdos de entrevistas realizadas por otros grandes como Julia Otero, Mercedes Milá o Jesús Hermida. Unas intervenciones en las que Rocío Jurado hacía gala de sus comienzos, con una niñez en la que trabajó vendimiando, incluso de zapatera, hasta sus actuaciones en Televisión Española con el estrecho seguimiento de los censores que se afanaban en colocar flores en el escote de la chipionera para disimular su voluptuoso busto.