Un colegio de Madrid prohíbe disfraces de «El juego del calamar» por Halloween

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

Netflix

Este centro y el Consell de l'Audiovisual de Cataluña piden a las familias que no permitan a los menores ver esta serie de Netflix por su contenido violento

15 oct 2021 . Actualizado a las 19:28 h.

El equipo docente del colegio de Infantil y Primaria Teresa de Calcuta de San Sebastián de los Reyes ha enviado una circular a todas las familias advirtiendo que han detectado entre los estudiantes «actitudes y juegos» relacionados con la serie El juego del calamar.

Los menores estarían replicando e imitando en el patio del centro los macabros juegos de una de las series más vistas de Netflix.

La circular señala que la serie no está recomendada a menores de 16 años y que cuenta con «un alto contenido de violencia explícita», por lo que solicita a las familias que vigilen si sus hijos están accediendo a estos contenidos, según recoge Europa Press.

El equipo docente insiste en que las imágenes y valores transmitidos en esta serie pueden perjudicar seriamente a los niños de la etapa de Infantil y Primaria, y para frenar esta ola de imitación y difusión han decidido prohibir disfraces relacionados con ella para las próximas fiestas de Halloween.

El CAC también pide evitar que los menores vean la serie

El presidente del Consell de l'Audiovisual de Cataluña (CAC), Roger Loppacher, ha instado, ante la polémica por la emisión de la serie El juego del calamar de Netflix, a evitar la exposición de los menores de edad a «contenidos inadecuados», y ha subrayado a los padres que todas las plataformas ofrecen diversos sistemas técnicos para conseguir este objetivo.

En un comunicado, ha recordado que El juego del calamar muestra una señalización, decidida por Netflix, de serie no recomendada para menores de 16 años, y que esta señalización es similar en los países europeos del entorno.

El presidente del CAC ha considerado que los menores de 16 años «no tendrían que ver la serie atendiendo a que contiene contenidos perjudiciales», y ha animado a las familias a seguir la señalización y a usar los sistemas de control parental que ofrece la plataforma.

Loppacher ha recordado que, como fija la Directiva de servicios de comunicación audiovisual, las plataformas de vídeo a petición deben ofrecer sistemas de control parental: «El problema es que se trata de sistemas de control parental que es necesario establecer en el seno de cada familia y, lamentablemente, en muchos casos puede pasar que haya un desconocimiento por parte de los padres, que son los encargados de implementarlos».

El CAC ha remarcado que la plataforma ofrece un sistema de señalización que sigue los mismos criterios del Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos y que añade una serie de etiquetas, y también de establecer un perfil infantil, en que la restricción por edad está preestablecida.

Loppacher ha explicado que el CAC está trabajando en la elaboración de unos tutoriales para divulgar cómo hacer efectivos los sistemas de control parental, que harán referencia a Netflix, HBO, YouTube o TikTok.

La segunda temporada del «Juego del calamar»: la sorpresa que plantea el director

La Voz

¿Tendrá una segunda temporada el Juego del calamar? Eso se preguntan millones de espectadores de todo el mundo que ya han devorado la primera entrega, estrenada en septiembre. La serie de Netflix se ha convertido en un fenómeno global, ha arrasado en unos noventa países y está a punto de convertirse en el contenido más exitoso de la historia de la plataforma. Las cifras de negocio indican que, al margen de lo que pueda estirarse el chicle y de lo que considere el creador, habrá continuación, como ya sucedió en su día con La casa del papel, estirada hasta la extenuación para explotar el filón de los atracadores. Hwang Dong-hyuk, director y guionista de esta producción coreana, primero indicó que la sola idea de pensar en una nueva entrega le producía un cansancio terrible, «algo agotador», porque le había costado mucho escribir los capítulos que se han emitido. De hecho, confesó que el proyecto nació en el 2008 y que estuvo dos meses rehaciendo el guion de los dos primeros episodios y que en esta ocasión se apoyaría en un equipo de guionistas para afrontar el nuevo reto. Pero ahora reconoce que, mientras trabajaba en esa primera temporada, ya estaba pensando en posibles historias para desarrollar la segunda. Y la sorpresa es que, en principio, no estaban relacionadas con los participantes de los juegos mortales. En una entrevista concedida a The Times indica que quizás tire del hijo de The Frontman, uno de los misteriosos personajes de la serie, para crear un argumento que esté relacionado con los entresijos de la policía coreana, porque le interesa la repercusión del comportamiento de los agentes en las víctimas de delitos. The Frontman es un hombre enmascarado que está a cargo de la organización de los sangrientos retos en los que tendrán que jugarse la vida el protagonista y sus compañeros, y (atención, spoiler) es un expolicía.

Seguir leyendo