Italia: el pasaporte covid será obligatorio para todos los trabajadores del ámbito público y privado

Darío Menor / La Voz ROMA / COLPISA

SOCIEDAD

YARA NARDI

Después de implantar la obligatoriedad para docentes y sanitarios, el Gobierno de Draghi la extiende a todos los empleados, sean funcionarios o no

16 sep 2021 . Actualizado a las 20:07 h.

En Italia será prácticamente imprescindible el pasaporte covid dentro de un mes. Ya era necesario para desplazarse en transporte público y para entrar en bares, restaurantes y museos. Pero ahora la exigencia irá mucho más allá. Después de obligar a los docentes y sanitarios a que posean este certificado, que prueba tener la pauta completa de la vacuna, haber superado la enfermedad o contar con una test con resultado negativo de menos de 48 horas, el Gobierno liderado por Mario Draghi da un paso más. El consejo de ministro acaba de extender, durante una reunión celebrada este jueves por la tarde, la obligatoriedad a todos los trabajadores, tanto a los del sector público como a los del privado.

La medida entrará en vigor el 15 de octubre. Quien se presente a su puesto de trabajo sin el pasaporte covid se arriesga a ser multado con entre 400 y 1.000 euros. Los funcionarios, además, pueden quedar suspendidos de empleo y sueldo, como ya les ocurre al personal del área sanitaria y educativa, mientras que queda todavía por definir qué ocurrirá con los asalariados del sector privado. Los sindicatos han presionado para que no pueda considerarse como causa de despido.

Al extender esta restricción a todos los trabajadores, el Gobierno de Italia pretende convencer a los ciudadanos que todavía no se han vacunado. Ya han completado el ciclo de inmunización más de 40 millones de personas, lo que supone casi el 75 % de la población mayor de 12 años, la edad mínima a la que es posible recibir los sueros contra el covid-19. El Ejecutivo espera que la nueva medida contribuya a que el porcentaje suba al menos hasta el 80% en las próximas semanas y se refuerce así la protección comunitaria antes de que empiece el frío y se produzca un eventual un repunte de la pandemia.