La Xunta pide al Reino Unido que «reconozca» los certificados en gallego

La Voz

SOCIEDAD

Llegada de pasajeros a Aeropuerto de Heathrow, en Londres
Llegada de pasajeros a Aeropuerto de Heathrow, en Londres HANNAH MCKAY | reuters

Varias aerolíneas rechazaron este verano test de antígenos no por considerarlos pruebas no válidas para volar, sino por estar redactados en lengua gallega

15 sep 2021 . Actualizado a las 18:02 h.

La Xunta ha requerido al Reino Unido que «reconozca» la validez de los certificados emitidos en lengua gallega después de que este verano algunas aerolíneas rechazasen test de antígenos en gallego como prueba para poder volar. En cualquier caso, estos documentos «no tenían validez» para poder subirse a un avión, tal y como recordó este miércoles el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada del BNG Mercedes Queixas sobre las quejas presentadas por varios ciudadanos a los que distintas compañías aéreas no dejaron volar a las islas británicas por presentar como prueba negativa de covid-19 un test de antígenos por estar escritos en el idioma de Galicia.

La problemática surgió cuando se dio a la población general la posibilidad de hacerse test de antígenos en las farmacias. Gracias a un convenio entre el Colegio de Farmacéuticos y la Xunta, las boticas se convirtieron en puntos diagnósticos con capacidad para emitir certificados de pruebas negativas -en caso de resultar así-. Estos documentos se emiten en gallego.

García Comesaña incidió en que la Administración gallega advirtió en su momento «por activa y por pasiva» de que este tipo de pruebas no tenía validez para subirse a un avión, aunque admitió que «algunas compañías» sí los admitieron para volar. En todo caso, aseguró que, en el momento en el que la Xunta tuvo constancia de que algunas aerolíneas rechazaban estos certificados por estar escritos en gallego, el conselleiro de Educación e Cultura, Román Rodríguez, envió una carta al embajador del Reino Unido para instar a las autoridades británicas a corregir este episodio de «discriminación».