Fumar durante el embarazo cambia el ADN de la placenta

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

El tabaquismo se asocia con un peor desenlace en el parto, según un estudio de ISGlobal impulsado por la Fundación "la Caixa"

16 sep 2021 . Actualizado a las 08:54 h.

Fumar durante el embarazo se asocia con cambios en los patrones de metilación del ADN de la placenta, y muchos de estos cambios están a su vez asociados con un peor desenlace del parto, según muestra un estudio co-liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa”, en colaboración con la Universidad de Emory (Atlanta).

Los hallazgos, publicados en la revista Nature Communications, también indican que estos cambios en metilación del ADN pueden afectar la expresión de genes implicados en respuestas a factores ambientales, crecimiento e inflamación, lo cual explicaría el impacto sobre el crecimiento fetal.

En Europa, alrededor de una de cada 10 mujeres fuma durante el embarazo. Los efectos nocivos sobre la salud del feto son, por lo tanto, un problema considerable de salud pública. Sin embargo, los mecanismos detrás de la toxicidad el humo de tabaco aún no están del todo claros. Las exposiciones ambientales pueden inducir cambios epigenéticos, es decir, modificaciones químicas en el genoma que a la vez afectan la expresión de genes. Una de estas modificaciones es la metilación del ADN, que ocurre principalmente en sitios donde hay una citosina seguida de una guanina (sitios CpG).

En este estudio, Mariona Bustamante, investigadora de ISGlobal, y sus colegas se propusieron caracterizar el impacto del tabaquismo materno en el epigenoma de placenta mediante un meta-análisis de siete estudios de cohorte independientes del consorcio PACE, que incluyen a un total de 1700 madres en Australia, Francia, España, Canadá y EEUU. El meta-análisis identificó 433 sitios CpG asociados con tabaquismo durante el embarazo, de los cuales casi la mitad estaban asociados a parto prematuro o menor peso o estatura al nacer.

A continuación, el equipo investigador exploró las consecuencias funcionales de estas asociaciones y encontró que algunos de estos CpG están en o cerca de genes que responden a factores ambientales, regulan la actividad inflamatoria, señalan a través de factores de crecimiento, o están implicados en la salud cardio metabólica. Finalmente, la comparación entre estos resultados y los de un meta-análisis previo usando sangre de cordón umbilical, sugiere que, en términos de metilación del ADN, la placenta responde al humo de tabaco de manera única y específica.

«Los sitios CpG, los genes y las vías metabólicas identificadas en este estudio pueden ayudarnos a esclarecer los mecanismos por los cuales el tabaquismo materno afecta el funcionamiento de la placenta y el crecimiento fetal», concluye Bustamante, coautora sénior del estudio.