«Vacinados si, pero inmunizados non estamos. Hai veciños hospitalizados»

Cándida Andaluz Corujo
cándida andaluz OURENSE / LA VOZ

SOCIEDAD

Aunque con precaución, en Vilar de Barrio ya se pueden ver los abrazos de siempre
Aunque con precaución, en Vilar de Barrio ya se pueden ver los abrazos de siempre Agostiño Iglesias

Los vecinos del concello ourensano Vilar de Barrio viven con precaución las estadísticas. Cuentan con el porcentaje de vacunación más alto de Galicia, con el 91,4 %

31 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El concello ourensano de Vilar de Barrio (1.283 habitantes) es el que tiene el mayor porcentaje de vecinos vacunados contra el covid-19 de Ourense. El 91,4 % de su población ha sido inoculada contra la pandemia. Es, afirma el alcalde, Manolo Conde (BNG), una cuestión únicamente estadística, y anima a no bajar la guardia recordando que este mismo lunes ocho personas de la localidad están infectadas, una de ellas ingresada en el CHUO, y hay un negocio en cuarentena. «Vacinados si, pero inmunizados non estamos, hai veciños hospitalizado. Das trece parroquias que temos, en dúas hai que ter máis precaución, no resto hai outro ambiente», resume. Añade, además, el envejecimiento poblacional, ya que en Vilar de Barrio la edad media ronda los 60 años. Por eso es normal, explica, el porcentaje de personas vacunadas, pero subraya que también es necesario ser más precavidos por la edad de los vecinos.

«Hai un ano e pico tivemos problemas gravísimos cos mortos e había moito temor entre a poboación. Temos que ir normalizando a situación pero sen baixar a garda, sobre todo en dúas das nosas parroquias, en Arniude e Penouzos, onde temos casos», insiste el regidor. En agosto de hace un año esta localidad llegó a vivir un cierre perimetral debido a la incidencia del covid y en este tiempo tres de sus vecinos han fallecido a causa de la pandemia. Está todavía en el recuerdo. «Son tres persoas que vivían aquí pero foron moitos máis de tres os que residían fora e non contabiliaron neste concello», recuerda apenado el alcalde.

Al margen de los datos, se nota que los vecinos de esta localidad limiana viven mucho más relajados, ya que el porcentaje de personas con la mascarilla en la boca paseando por la calle es similar al que la lleva amarrada al brazo, por si las moscas.