La pandemia ha dejado los bancos de sangre de los hospitales bajo mínimos

Alfonso Torices MADRID / COLPISA

SOCIEDAD

Donación de sangre en Ourense en una imagen de archivo
Donación de sangre en Ourense en una imagen de archivo Santi M. Amil

Estos centros precisan un fuerte impulso de las donaciones para poder hacer frente a la vuelta de la cirugía programada

24 ago 2021 . Actualizado a las 12:27 h.

La pandemia ha llenado de dolor a muchas familias, ha puesto al límite a los sistemas sanitario y educativo, ha deshilachado la economía y ha zarandeado la salud mental de los adolescentes, pero también la de sus padres y abuelos. Pero, además de una larga lista de males ya conocidos, ha causado otros no menos importantes, pero sí menos publicitados. Uno de estos problemas latentes, pero que en cualquier momento podría pasar a primer plano con funestas consecuencias, es que los bancos de sangre españoles están bajo mínimos por las limitaciones y miedos provocados por la covid.

Las donaciones han sufrido en el último año y medio una notable caída, según confirma Cruz Roja. Los puntos de extracción fijos y hospitalarios han tenido menos visitantes por la falta de personal, que de forma reiterada se ha tenido que centrar en la lucha contra el coronavirus, y por el miedo de muchas personas a las aglomeraciones y al contagio. Las importantes campañas que realizan las unidades móviles también han menguado, ante la ausencia de universitarios en los campus (formación 'online'), la alta tasa de teletrabajo en las empresas, o la disminución de clientes en los centros comerciales.

Aún no hay datos completos que permitan calibrar la magnitud del descenso en todo el país, pero sí indicios que confirman con claridad el problema. Pese al esfuerzo realizado en verano y otoño para reparar el agujero en las reservas de sangre dejado por el confinamiento, 2020 terminó con unas 60.000 donaciones menos que en ejercicios precedentes, lo que significa un retroceso del 3% al 4% de un bien escaso e insustituible (la sangre no se puede fabricar), que nunca sobra. Pero este año no ha ido mejor. Cruz Roja de Madrid, el principal punto de extracciones de esta organización, ha tenido descensos de donantes todos los meses salvo abril y julio, con caídas del 17% tanto en enero como en junio. De hecho, en esta comunidad, cuyos hospitales tienen un demanda media diaria equivalente a 900 donaciones, han pasado semanas con no más de 600 aportaciones por jornada, lo significa un déficit de un tercio.