«En 24 horas canceláronse o 60 % das reservas que tiñamos para agosto»

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO

SOCIEDAD

Oscar Vázquez

La subida al nivel alto de restricciones de las siete ciudades desde este sábado da un nuevo mazazo a la hostelería

31 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde hoy el 65 % de los gallegos estarán en nivel alto y máximo de restricciones. Y con ellos la hostelería y el ocio nocturno. Vigo, Pontevedra y Ourense llevan días en este umbral, pero tras la última revisión del comité clínico las otras cuatro ciudades —Ferrol, A Coruña, Santiago y Lugo— también lo estarán, además de más de medio centenar de concellos como Sanxenxo, Cambados, Vilagarcía, Carballo, Ames, Culleredo, Oleiros o Nigrán. Estar en nivel alto o máximo supone cerrar el ocio nocturno y exigir prueba negativa de covid, carné de vacunación o documento de haber pasado la enfermedad en el interior de cafeterías y restaurantes. En la práctica, un nuevo mazazo a la hostelería y al ocio nocturno. Al menos es así como lo ve este sector, en pleno verano y en algún caso a las puertas de la semana grande de fiestas, como ocurre en A Coruña.

Tras conocerse que las siete ciudades estarán en nivel alto, las cancelaciones han comenzado a llegar, tanto a restaurantes como a hoteles: «Claro que recibimos cancelacións, en 24 horas canceláronse o 60 % das reservas que tiñamos para agosto», dice Martín Pais, de la Asociación de Bares, Pubs e Discotecas de Compostela y responsable del restaurante Orixe. Son reservas de turistas que planificaban escapadas a Galicia, «e que non se poden permitir facer unha PCR cada 24 ou 48 horas, sae máis barato cancelar todo o que tiñan reservado en Santiago a ir a outra cidade». El enfado de este hostelero es mayúsculo, «pídennos estas medidas cando a Xunta pecha camas de hospitais en pleno verán, e aínda teño máis que dicir, as medidas atentan contra a liberdade das persoas porque os datos médicos son altamente confidenciais». Desde esta asociación, asegura, están valorando la posibilidad de recurrir la obligación de pedir certificados covid, que la justicia acaba de tumbar en Canarias.

El problema es que si una familia llega a Galicia para hacer turismo es probable que los padres tengan el certificado covid, pero hay un intervalo de edad —entre 12 y 30 años— que todavía no está vacunado, «estos días llaman los clientes para que les expliquemos cuáles son las restricciones y muchas optan por anular, porque si tienen niños entre 12 y 18 años no pueden salir a cenar fuera», dice Carlos Regueiro, directivo de la rama de hospedaje de la Asociación Hostelería Compostela y responsable del hotel San Lorenzo. «A hostalaría somos sempre o máis doado —añade Javier Míguez, directivo de la misma entidad y gerente de dos restaurantes— pechan a hostalaría e de cara ao público fan algo, sempre contra nós». ¿Por qué no se hizo nada la noche de San Juan, cuando era evidente que se iban a desmadrar las reuniones?, lamenta este hostelero. «É certo que hai un repunte moi preocupante, pero o problema non está nos locais de hostalaría, senón na responsabilidade social», lamenta Míguez.