La vacuna de los jóvenes en Ourense lleva el cribado incluido

lúa rodríguez, r. n.

SOCIEDAD

Agos Iglesias

El objetivo es aprovechar que acuden a inmunizarse para detectar casos

28 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El área sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras fue pionera en la puesta en marcha de la autocita para los cribados: el pasado mes de abril 1.500 vecinos de O Barco y Rubiá se registraron de manera voluntaria para hacerse una PCR. El objetivo, como el de todas estas citas masivas, era detectar casos asintomáticos de coronavirus y cortar cuanto antes la transmisión. La misma línea sigue la última iniciativa del Sergas en Ourense: ha puesto en marcha un nuevo servicio para intentar controlar el aumento de la incidencia de las últimas semanas, principalmente entre los más jóvenes. Y hasta le han puesto nombre: el «VaciCrib». Así han bautizado al dos por uno que ofrecieron este martes en Expourense a aquellos que estaban convocados a vacunarse. Eran personas de entre 20 y 29 años que tenían una cita en el recinto ferial de la ciudad de As Burgas, junto a algunos repescados, de más edad, y otros más jóvenes, de entre 16 y 19, pendientes tras la inscripción de la pasada semana.

Después de recibir la primera dosis de Pfizer, se les ofreció someterse a una PCR de forma voluntaria, durante los quince minutos de espera que se recomiendan tras el pinchazo. «Na procura de aproveitar cada posibilidade, propuxémonos levar a cabo algo tan innovador e práctico como ofrecer directamente no punto de vacinación a posibilidade de realizar un test ou PCR», explicaban desde el Sergas.

«El 70 % quieren hacérsela porque les da más tranquilidad», aseguró Josefa Rodríguez Araújo, coordinadora de la vacunación en el área sanitaria de Ourense. Así, una vez que mostraban su código QR y se vacunaban, una enfermera les informaba de la posibilidad de hacerse la prueba. Los que aceptaban, de forma voluntaria, tenían que pasar a una zona especialmente habilitada, donde les emitían una cita e imprimían etiquetas para los tubos de muestras. De ese modo, el tiempo que tenían que esperar sentados por si se encontraban mal, muchos lo invirtieron en hacerse la PCR.