España enfila el pico de la quinta ola con siete veces más contagios que en junio

Juan Ventura Lado Alvela
J. V. Lado REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Cribado en el pabellon Paco Chao de O Carballino
Cribado en el pabellon Paco Chao de O Carballino AGOSTIÑO IGLESIAS

Cataluña es la comunidad más castigada, pero hay otras cuatro al alza

25 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La quinta ola del coronavirus en España -si se puede llamar así, porque la cuarta de entre abril y mayo, vista ahora en perspectiva, no parece más que una ondulación- muestra algunos síntomas de estar llegando a su pico. Este viernes se notificaron apenas un centenar de casos más que el viernes pasado cuando la semana anterior el incremento había sido de 10.000, el porcentaje de hospitalización baja ligeramente y la positividad de las pruebas diagnósticas deja de crecer después de muchas semanas. Se situó este viernes en el 15,74 %, muy lejos del 5 % que convencionalmente se entiende como la barrera por debajo de la cual la epidemia está controlada, y aunque ni siquiera es una décima menos que la jornada anterior, marca un punto de inflexión porque los especialistas lo consideran un indicador principal para ver como se están comportando las infecciones. Cuantas más personas dan positivo entre las que se les hacen test, se intuye que más hay infectadas por la calle sin que estén siendo detectadas.

Evidentemente todos estos datos tienen que consolidarse y las medidas adoptadas por las comunidades en el os últimos días -en algunos casos bastante contundentes- deben surtir su efecto, pero todo parece indicar que viene una fase de estabilización epidemiológica antes de iniciar un descenso al que, en el mejor de los casos, le queda por delante otro mes largo en el que, además, falta que todos estos contagios acumulados y hospitalizaciones se traduzcan en ingresos en ucis y fallecimientos. Salvo sorpresa tremendamente negativa, no en la misma medida que en olas anteriores, porque gracias a la vacunación si la tasa de letalidad -las personas que fallecen de entre las que se infectan- estaba en el entorno del 1,5 %, ahora se sitúa algo por encima del 0,1.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que si el pasado 24 de junio, justo antes de que se empezasen a ver las consecuencias de la noche de San Juan, se habían detectado 1.897 casos nuevos correspondientes a las últimas 24 horas, este viernes 24 de julio, víspera del Apóstol, fueron 16.750, siete veces más. La incidencia acumulada pasó en este mes de 95 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días a 677. Los casos por inicios de síntomas en las últimas dos semanas, que son los que mejor reflejan la verdadera incidencia de la enfermedad, más allá de la gente que se contagia o la que se detecta en función de las pruebas que se hacen, explotaron desde menos de 20.000 a más de 100.000.