Cuatro farmacéuticas pagarán 26.000 millones de dólares por su responsabilidad en la epidemia de opiáceos

La Voz COLPISA / AFP

SOCIEDAD

Solo en el 2020 más de 93.000 personas murieron por sobredosis provocadas por el consumo abusivo de estas sustancias

22 jul 2021 . Actualizado a las 12:27 h.

El laboratorio Johnson & Johnson y tres grandes distribuidores estadounidenses de medicamentos acusados de alentar la epidemia de opiáceos que ha sufrido EE.UU. están dispuestos a pagar 26.000 millones de dólares (unos 22.000 millones de euros) para poner fin a miles de demandas judiciales, según anunció este miércoles la fiscal general del Estado de Nueva York.

Durante años, dicho sector cerró los ojos al consumo abusivo de poderosos medicamentos contra el dolor. Solo en 2020 más de 93.000 personas murieron en suelo estadounidense por sobredosis ligadas en gran medida a su empleo sin control. Por eso, acumulan numerosas demandas y sentencias.

Johnson & Johnson -que no podrá vender más opiáceos en EE UU.- aceptó pagar 5.000 millones de dólares en nueve años y los tres distribuidores otros 21.000 millones en 18 años para poner fin a unas 4.000 demandas judiciales lanzadas por varios Estados y comunidades del país, dijo la fiscal Letitia James. «Johnson & Johnson, McKesson, Cardinal Health, y Amerisource Bergen no solo ayudaron a encender el fósforo; siguieron alimentando el fuego de la adicción a los opiáceos durante más de dos décadas», añadió.

El acuerdo, catalogado de «histórico» por la fiscal, fue aprobado por Nueva York y otros seis Estados (Carolina del Norte, Connecticut, Delaware, Luisiana, Pensilvania y Tennessee). Pero aún debe recibir el visto bueno de varios Estados más en un plazo de 30 días, así como numerosas comunidades sociales en 150 días.

Sin embargo, otros laboratorios objeto de demandas judiciales como Purdue -fabricante del OxyContin, uno de los medicamentos más señalados-, Teva, Allergan o Endo no se unieron al acuerdo. Tampoco incluye a las grandes cadenas de farmacias estadounidenses, acusadas por su papel en la distribución.

Promociones agresivas

Los opiáceos mataron a más de 500.000 personas por sobredosis en EE UU. los últimos 20 años, aunque el origen del problema hay que buscarlo a mediados de los años 90 del siglo pasado cuando se produjo una promoción muy agresiva, con grandes campañas publicitarias, de estos medicamentos contra el dolor.

Esos consumidores los conseguían primero con receta médico, pero no se les explicó que eran muy adictivos por lo muchos se volvieron drogadictos y luego pasaron a utilizar otros potentes derivados ilícitos, como la heroína y el fentanilo, origen de muchas sobredosis.